5 de junio de 2014 / 10:29 p.m.

Los aficionados le dedicaron un momento incomparable a Lucas Lobos al llegar a Monterrey luego de ser fichado por el Toluca en el régimen de transferencias.

La imagen de la jovencita Priscila Herrera sumergida en el llanto refleja el sentimiento de los seguidores del equipo universitario por la salida del ídolo.

"Estoy muy triste, él era alguien que se entregaba siempre al equipo sin pedir nada a cambio", dijo la chica vecina de Ciudad Guadalupe entre lágrimas.

"Venimos a decirle gracias y a desearle que le vaya muy bien".

La relación entre los fanáticos y el capitán argentino parece que permanecerá a pesar de la partida del mediocampista ofensivo a la capital del Estado de México.

Lobos batalló para abrirse paso entre la gente que se empujaba al asediarlo en su camino hacia su camioneta.

El jugador no dio declaraciones a pesar del acoso también de los repoteros.

"La verdad es que él no se quería ir...tal vez se quiebre al ver el sentir de la gente", confesó el amigo de Lobos que fue a esperarlo a la terminal.