REDACCIÓN
4 de octubre de 2014 / 11:24 p.m.

Pato quiso vengarse luego de que sus compañeros lo bañaron de harina en su cumpleaños, su victima fue Kaká.

Después de romperle el huevo en la cabeza, el delantero dejó que su compañero le hiciera lo mismo para que todo quedara en tablas.