2 de mayo de 2013 / 12:56 p.m.

 

Los dirigentes de los Legionarios de Cristo le prohibieron al sacerdote Peter Byrne dar conferencias a padres de familia y recabar datos para su doctorado en México, porque “deben proteger a las comunidades”, esto debido a que el religioso ha denunciado que todavía se rinde culto a la figura de Marcial Maciel.

Byrne ha sido crítico del proceso que viven los Legionarios de Cristo. En una carta enviada a sus superiores, menciona que desde hace tiempo solicitó estar en México y hace unos días le fue negado el permiso.

""Al pedir razones, el director territorial de México me explicó que no quieren que vaya (…) porque tienen los superiores el deber de proteger a las comunidades de la inquietud que yo pudiese causar"", comentó en un texto dirigido a sus superiores.

El legionario aclaró que él no ha enviado a los medios las cartas críticas que se conocen; sin embargo, éstas se han hecho públicas. Las misivas en poder de MILENIO han sido enviadas por Pablo Pérez, un ex legionario expulsado de Playa del Carmen que durante varios años luchó contra los macielistas.

Peter Byrne destaca sobre la prohibición de visitar México: ""Me ha dolido en el alma esta exclusión de la comunidad legionaria, en los últimos años he pedido públicamente y en privado justicia y reconciliación para con las víctimas de Maciel (…) así como la transparencia en el gobierno y las finanzas de la congregación"".

Byrne solicitó también a los superiores la investigación y redacción de la auténtica historia del fundador y ""la identificación y exclusión de los elementos pérfidos del macielismo: la mentira, el engaño, el utilizar a las personas como medios a un fin, la mentalidad de resultados numéricos, el racismo, el infantilismo, la falta de debate y de espíritu crítico…"".

El cura plantea a sus superiores, entre otras, las siguientes preguntas:

""¿Cuál de estos elementos les puede causar inquietud? ¿Cuál de estos elementos justifica que yo sea excluido de sus comunidades? ¿Es nueva una legión que excluye a los que pensamos diferente, una legión que no tiene espacio para el hermano incómodo, el que estuvo 34 años a su lado? ¿Acaso no es esta la misma vieja legión que no oyó a las víctimas de Maciel?""

El sacerdote destacó: ""Personalmente me ha inquietado mucho que los encubridores de Maciel sigan visitando comunidades, predicando ejercicios y retiros, que sean nombrados superiores y directores espirituales; pero en ningún momento he considerado que no tengan el derecho de estar en una casa legionaria, comer a la mesa o dormir en un cuarto. Pues al fin son hermanos, o fuimos hermanos"".

OTRAS CARTAS

En junio de 2010, en una carta enviada al director Álvaro Corcuera, Byrne empezó a denunciar la veneración que se le rinde a Maciel pese a las instrucciones del Vaticano de retirar sus fotografías.

El cura solicitó que el cuerpo de Marcial Maciel, que se encuentra en el altar de la capilla principal en Cotija, Michoacán, sea trasladado a una de las gavetas laterales donde están los demás legionarios para que en el centro esté presente solamente Cristo.

""Sugiero que la casa del difunto sea convertida en una casa de reparación y de adoración perpetua y que el museo sea convertido en un museo para recordar a sus víctimas y garantizar que jamás sean olvidados"", recalcó entonces Byrne.

""Finalmente, sugiero que se regale a la diócesis la casa CCI para que sea un lugar de recuperación de sacerdotes alcohólicos o viciosos"", sugirió a Corcuera.

En otra carta enviada en abril de 2012 a Justo Mullor, el sacerdote pidió disculpas por lo que el ex nuncio de México padeció por culpa de Maciel y sus colaboradores, y afirma que ""a pesar de los esfuerzos del Papa, De Paolis y de un pequeño grupo de legionarios, no se ha logrado desterrar el macielismo de la congregación"".

***

Consulta las cartas enviadas por el sacerdote Peter Byrne:

CARTA 1Mons. Justo Mullor,Piazza della Minerva 74,00186 Roma. Italia22-04-2012

Estimado en Cristo Mons. Justo,

Con vergüenza he leído su reciente entrevista1 donde delinea las calumnias y falsedades a las cuales fue sometido a manos de mi congregación, la Legión de Cristo. No siendo más que un miembro cualquier mi petición de perdón no tiene mucho valor pero de todas maneras le pido disculpas por lo que padeció por culpa del P.Maciel y sus colaboradores.

A pesar de los esfuerzos del Papa, Mons. De Paolis y de un pequeño grupo de Legionarios no se ha logrado desterrar el macielismo de la congregación y se sigue encubriendo a los que cometieron, por ordenes de Maciel, todo tipo de atropello, difamación e irregularidad canónica y administrativa. De hecho la mayor parte de la cúpula macielista sigue gobernando en la Legión y con los mismos artilugios aprendidos del fundador: elecciones falseadas, medias verdades, “aclaraciones” a las autoridades vaticanas, poca transparencia en lo económico y sobre todo la ceguera a los que fueron heridos por los crímenes de este hombre y su sequito.

Todavía se sigue enseñando impune a los seminaristas en Roma que Maciel era un profeta, todavía hay un voto de “humildad” donde los religiosos juran delante de Dios a delatar a sus hermanos.

Se pidió a la Secretaria de Estado en una carta del 3 Nov. 2010 que se estableciera una comisión de la verdad para que de una vez se investigara las fechorías del macielismo y que se hiciera justicia a los que fueran dañados. La esperanza fue que los que encubrieron a Maciel dentro de la congregación y dentro del Vaticano quedasen inhabilitados. Penosamente la sugerencia no fue considerada oportuna y la mayoría de los firmantes de la carta ya han abandonado la congregación. Así, casos como el de usted, otros eclesiásticos y legionarios calumniados no serán esclarecidos.

En fin Mons. Justo, solo queda agradecerle por haber tenido el valor de enfrentarse con la corrupción de Maciel, por haber escuchado a las víctimas y ayudado que el más grave escándalo en la Iglesia Católica moderna fuera traído a la luz. Comprendo que ha pagado un precio significativo por su lealtad a la Iglesia. Hemos de esperar que la historia y el que es “Luz del Mundo” hayan de reconocerle y premiarle abundantemente. “Ex Igne Lux”.

Afmo. en Cristo, P.Peter F. Byrne

CARTA 2

Carta sin fecha en la que el cura Byrne reprocha que no le dejen venir a México:

Estimado en Cristo Superiores , Padres y Hermanos en México.

Hace tiempo pedí permiso para ir a México para dar unas conferencias a papas de familia sobre la formación de los hijos, saludar amigos y recabar datos para el doctorado. Unos días ha me llegó la denegación de aquel permiso. Al pedir razones, el director territorial me explicó que la dirección territorial de México con su consejo no quiere que vaya a las comunidades mexicanas pues a raíz de la carta sobre la venta de la UNID tienen los superiores el deber de proteger a las comunidades de la inquietud que yo pudiese causar.

Me ha dolido en el alma esta exclusión de la comunidad Legionaria. A lo largo de estos últimos años he pedido públicamente y en privado:

1. Justicia para y reconciliación con las víctimas del P.Maciel.2. La conformidad con los criterios evangélicos y el verdadero servicio de las almas.3. La transparencia en el gobierno y las finanzas de la congregación.4. La corresponsabilidad.5. La investigación y redacción de la autentica historia del P.Maciel y de la Legión.6. La identificación y exclusión de los elementos pérfidos del macielismo que se encuentran en nuestra cultura legionaria (la aceptación de personas, la mentira, el engaño, el utilizar a las personas como medios a un fin, la mentalidad de resultados numéricos, el racismo, el infantilismo, la falta de debate y espíritu crítico…)

¿Cuál de estos elementos les puede causar inquietud? ¿Cuál de estos elementos justifica que yo sea excluido de sus comunidades?

¿ Es esta la nueva Legión? ¿Es nueva una legión que excluye a los que pensamos diferente, una legión que no tiene espacio para el hermano incomodo, el hermano que estuvo 34 años a su lado? ¿Acaso no es esta la misma vieja Legión que no oyó a las víctimas del P,Maciel, que no quiso escuchar cuando se nos acusaba de ser una secta? ¿Acaso no es la misma vieja Legión que solo quiere leer la RED, felicitarse por sus éxitos y revolcarse en sus logros ignorando el daño que ha hecho a la Iglesia y la urgente necesidad de un cambio radical?

Personalmente me ha inquietado mucho que los encubridores del P.Maciel sigan visitando comunidades, predicando ejercicios y retiros, que sean nombrados superiores y directores espirituales; pero en ningún momento he considerado que no tengan el derecho de estar en una casa legionaria, comer a la mesa o dormir en un cuarto. Pues al fin son hermanos.. o fuimos hermanos.

Para su información hermanos nunca he mandado una nota a la prensa. La carta sobre la venta de la UNID la mandé a algunos superiores, consejeros y pocos sacerdotes legionarios. Nunca he dado una entrevista. Desde el inicio firmé todas las cartas con mi nombre y nunca escribí bajo . Hermanos, fue el silencio de los buenos lo que permitió que el P.Maciel hiciera tanto daño a hermanos nuestros. No seré cómplice silencioso.

En Cristo, P. Peter F. Byrne L.C

— EUGENIA JIMÉNEZ