28 de marzo de 2014 / 12:07 a.m.

El León se complicó la vida en la Libertadores al perder con el Bolívar, pero no está muerto, asegura el defensa Nacho González, quien dijo estar con sensación de amargura por que tenía mucha ilusión por ganar, pero ahora está consciente de que tienen que ir a ganar sí o sí a Brasil, contra el Flamengo.

"Pues de mucha amargura realmente era un partido muy esperado por nosotros, con mucha ilusión de ganarlo para asegurar una calificación en algo que estamos peleando con mucho ímpetu; nuestro sentir es al igual que el de toda la gente ayer, creo que muy amargo, realmente de las veces que no se puede ni dormir ni descansar ni irte de casa tranquilo.

Aún así viendo el partido que hicimos creo que propusimos, llegamos, intentamos, estábamos bien atrás prácticamente todo el partido estuvimos en su cancha y desarrollamos, creo, un buen futbol con buenas paredes, buenas triangulaciones, pero al final pues no cayó el gol", dijo el defensor, camiseta 15 en la Copa en honor a su compañero Edwin Santibáñez.

El León tiene vida, asegura González.

"El equipo ha demostrado que tiene esa capacidad y queda un partido en Brasil donde tenemos todo para salir adelante, yo no doy al León por muerto, creo que este equipo ha demostrado que puede en las buenas y en las malas y hoy hay que demostrarlo una vez más", dijo.

En Brasil "tenemos un partido decisivo donde nos estamos jugando mucho, donde nos estamos jugando parte de la historia del León y con todas esas ganas, esa emoción de ir a Brasil para ganar la calificación", finalizó.

FRANCISCO VELA