3 de junio de 2014 / 03:48 a.m.

Ante la lesión de Luis Montes, las acciones a tomar por el técnico y los jugadores de la selección nacional deberán ser mitad tácticas y mitad emocionales. La sacudida que significó para el grupo la baja de uno de sus mejores elementos exige que los líderes del equipo tomen las riendas y no dejen caer al equipo.

Así lo afirma la psicóloga deportiva Karen Solís González, quien funge como coordinadora del área del deporte educativo en el Iteso. Experta en el trato con deportistas, recomienda a Miguel Herrera moderar la euforia que les transmite a sus pupilos y dejar en claro los roles y limitaciones de cada uno.

"La orientación es fundamental aquí; el liderazgo es clave dentro de este equipo. Un planteamiento donde haya varios líderes dentro de la formación puede hacer muchísimo por el equipo. Si tienes tus líderes por línea, aunque no sean formales como el capitán, puedes tener bastantes ventajas siempre y cuando estos líderes sean positivos.

"Es muy importante lo que Miguel pueda comunicar específicamente a los jugadores que tiene dentro de la cancha. Con toda la algarabía y el deseo de lucir mucho, el Chapito perdió el control. Hay que ser muy eficaces en cuanto a la dirección de las acciones que deben tener cada uno de los jugadores, la energía y la cantidad de recursos", comentó.

Por otra parte, la psicóloga enfatizó que lo sucedido con Montes podría servir para unir y motivar a los jugadores, que ante la adversidad tendrían que redoblar esfuerzos.

"Sí (puede influir positivamente) Si el liderazgo del entrenador como de los otros chavos está orientada a eso. Tiene que haber un trabajo de mucho fortalecimiento, hay que hacer mucho énfasis en detectar las habilidades con las que el equipo se hace fuerte de manera colectiva y grupal. Es muy importante que jueguen bien su primer partido, es el menos complicado en cuanto a presión y un buen resultado daría mucha motivación".

RICARDO PARTIDA