24 de septiembre de 2014 / 12:29 a.m.

El Liverpool sufrió más de lo previsto ante el Middlesbrough en partido correspondiente a la Capital One Cup y logró la victoria en la tanda de penaltis, en la que se cobraron un total de 30 para definir al ganador.

El partido parecía encarrilado para los reds a los 10 minutos. Jordan Rossiter, canterano de 17 años, tuvo su debut soñado en Anfield y puso el primero de la noche tras aprovechar un balón suelto tras un uno contra uno de Daniel Sturridge. El dominio fue local durante la primera mitad pero el 1-0 lucía al descanso.

En la reanudación, el partido apenas cambió pero la distancia entre ambos equipos era corta. Y así logró su premio el Boro. Adam Reach remató una falta lateral para poner el empate y los nervios en Liverpool. Mario Balotelli no tardó en salir pero no pudo cambiar las cosas; el partido se fue a la prórroga.

En el tiempo extra, el recién ingresado Suso puso el 2-1 tras aprovechar un rechace en el área pequeña, que parecía dinamitar las esperanzas de los de Teesside. Pero el partido aún reservaba otra sorpresa. En el minuto 122, Touré derribó torpemente al delantero visitante en el área y Banford no falló desde los once metros, dando paso a la tanda de penaltis.

En una interminable tanda de penalti, donde se lanzaron hasta 30 penaltis, los reds lograron imponerse 14-13 tras el fallo final de Adoma.

REDACCIÓN