23 de julio de 2014 / 02:04 a.m.

El técnico del Liverpool, Brendan Rodgers, dijo que el equipo no se detiene por el traspaso del atacante uruguayo Luis Suárez al Barcelona, por el que se pagaron 130 millones de dólares.

"Lo dio todo por el Liverpool", dijo Rodgers el martes cuando se le preguntó si Suárez había decepcionado al equipo. "Fue un brillante jugador para nosotros y para mí. Es una pena que no esté aquí. Pero el Liverpool es más grande que cualquier jugador".

El atacante anotó 82 goles para el Liverpool en 133 apariciones. No obstante, sus tres años en Inglaterra fueron opacados por suspensiones por lanzar insultos racistas y morder a sus oponentes.

La FIFA lo suspendió por cuatro meses por morder al defensor italiano Giorgio Chiellini durante el Mundial de fútbol. Suárez no puede unirse al Barcelona hasta que cumpla su sanción.

Rodgers habló en el Parque Fenway, estadio de los Medias Rojas de Boston, donde su equipo practicó previo al partido amistoso que sostendrá en ese escenario contra el AS de Roma. El Liverpool también es propiedad del dueño de los Medias Rojas, John Henry, mientras que el Roma le pertenece al propietario minoritario de los Celtics de Boston, Jim Pallotta.

AP