2 de junio de 2013 / 03:25 p.m.

El pontífice llamo a los fieles que se concentraron en la Plaza de San Pedro a unirse a la oración para pedir por las personas raptadas y sus familiares a consecuencia de los conflictos armados.

  

Ciudad del Vaticano • El papa Francisco advirtió hoy que las guerras son una locura y que todo se pierde con ellas, durante un discurso en el cual animó los pasos adelante hacia la paz cumplidos en diversos países de América Latina.

Tras bendecir a varios miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, con las cuales rezó la oración mariana del Angelus, el líder católico expresó también su preocupación por el conflicto violento en Siria.

"En el mundo existen tantas situaciones de conflicto, pero también tantos signos de esperanza. Quisiera animar los recientes pasos cumplidos en varios países de América Latina hacia la reconciliación y la paz. Acompañémoslos con la oración", dijo.

Aunque no se refirió explícitamente a ellas, Jorge Mario Bergoglio pareció referirse con sus palabras a las negociaciones de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de ese país, que tienen lugar en La Habana.

Apenas ayer el presidente de Uruguay, José Mujica, le pidió el Papa su apoyo para agilizar esas conversaciones, durante una audiencia privada de 45 minutos que sostuvieron ambos en El Vaticano.

Este domingo el obispo de Roma mostró su "viva preocupación" por el persistir del conflicto que, desde más de dos años, inflama Siria y golpea especialmente la población inerme, que aspira a una paz en la justicia y en la comprensión.

"Esta atormentada situación de guerra lleva consigo trágicas consecuencias: muerte, destrucción, ingentes daños económicos y ambientales, como también el flagelo de los secuestros de personas", señaló a la multitud asomado desde la ventana de su estudio personal, en el Palacio Apostólico.

"Al deplorar estos hechos, deseo asegurar mi oración y mi solidaridad por las personas raptadas y por sus familiares, y hago un llamado a la humanidad de los secuestradores para que liberen las víctimas", agregó.

Más adelante el pontífice comunicó que este día celebró la misa con un grupo de militares italianos y con los parientes de algunos caídos en las misiones de paz, quienes buscan -dijo- promover la reconciliación y la paz en los países en los cuales se esparce aún tanta sangre fraterna en "guerras que son siempre una locura".

"Todo se pierde con la guerra. Todo se gana con la paz. Pido una oración por los caídos, los heridos y sus familiares", insistió.

NOTIMEX