26 de abril de 2013 / 11:33 p.m.

Monterrey.- • El héroe no quería ser luchador: su verdadera vocación era la actuación. Por su fisionomía atlética, fue elegido por Valente Pérez para encarnar un personaje que ganaba popularidad en las revistas dedicadas a este deporte.

“¿Tinieblas? Pero ese nombre está muy feo, mejor uno más bonito, más impactante”; así inició la leyenda de Tinieblas también conocido como el Gigante Sabio.

La leyenda de la lucha libre mexicana estará este fin de semana ofreciendo diversas actividades culturales en el Museo del Noreste acompañado del duende maya Alushe, con motivo de la celebración del Día del Niño, en el marco de la exposición “Lucha Libre. Una historia jamás contada”.

Con más de 40 años de profesional, Tinieblas recordó cómo en sus inicios la lucha libre no era uno de sus objetivos. De niño, lo corroboró cuando fue rechazado por Huracán Ramírez en la entrada de la Arena México.

Recordó cómo, al vivir a unas cuadras del mítico escenario de la lucha libre mexicana, se aventuró a esperar a los luchadores de la época, cuando él apenas era un niño. Ahí, los infantes cargaban el equipaje de los gladiadores, consiguiendo como premio ingresar a la función sin pagar la entrada.

“Huracán Ramírez me dijo que no y me dejó ahí… yo me dije que no volvería a la Arena; quién iba decir que con los años regresaría y siendo amigo del Huracán”, recordó.

Héroe de los niños

Tinieblas habla frente a la sala donde se exhibe uno de sus uniformes, que integran la exposición “Lucha Libre. Una historia jamás contada”.

El luchador da fe del título de esta exposición, pues aseguró que el ejercicio de reunir tantas máscaras y trajes no se ha visto con anterioridad.

“Esto es excepcional, no hay algo así en el mundo, en un museo de esta magnitud”.

Junto con el duende maya Alushe, Tinieblas se convirtió en uno de los héroes del público infantil de la lucha libre durante la década de los 80 y 90.

Sin embargo, la magia aún prevalece en las nuevas generaciones de aficionados al deporte de los pancracios.

Sobre la creación de su compañero, recordó:

“Tenía pensado crear una mascota, un perro o algo que le gustara a los niños. En un viaje a Campeche, recorrí un museo y ahí se hablaba de los ‘alush’, y la historia me gustó porque son duendes que protegen a los campesinos y a los niños. Quién iba decir que a las pocas semanas conocí al personaje”.

De ahí, llegó la serie junto a Gaspar Henaine “Capulina”, que protagonizaría el propio Tinieblas —como el “Capitán aventura”— junto con Alushe.

“Quién iba pensar que tendría ese impacto, en especial con los niños”.

“Para luchar hay que prepararse”

En su larga trayectoria —que ha fructificado en dos campeonatos mundiales—, Tinieblas ha visto el éxtasis y la decadencia en la lucha libre mexicana.

De las arenas vacías producto de la sobreexplotación que ofrece la televisión hasta luchadores poco preparados, que terminan por denigrar el espectáculo, redunda en la situación actual del deporte en México.

Por ello, a las nuevas generaciones de luchadores les recomienda que se preparen no solo en la técnica de combate, sino en las demás áreas de la vida.

“Que se consigan el mejor gimnasio, el mejor maestro; tienen que prepararse lo mejor que puedan, porque la competencia es alta”.

De la vida de actor pasó a las heridas en el combate, aunque estas no han sido severas: un dedo dislocado, dos costillas fisuradas, rodillas y codos inflamados, pero nada más.

Con su 1.80 de estatura y sus manos que parecen mazos, Tinieblas hace una pausa donde se le agrieta la voz. Esto sucede cuando conoce la noticia de Héctor Garza Jr., quien padece cáncer pulmonar, por lo que se le organizó una lucha de homenaje en la Solidaridad.

“No sabía (…); tengo que hablarle”.

CLAVESSábadoConferenciaTinieblas: su trayectoria en la lucha y el cineModerador: Genaro Saúl Reyes16:00Recorrido por “Lucha Libre. Una historia jamás contada”Con Tinieblas17:30Ambas pagando el ingreso al museo.DomingoFotografías y firma de autógrafosCon Tinieblas y Alushe15:00ConferenciaLos consejos del Capitán Aventura19:00

Ambas actividades gratuitas.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS