20 de julio de 2014 / 09:32 p.m.

José Saturnino Cardozo tiene claro el porqué llevó a Lucas Lobos al Toluca, tanto que se atrevió a afirmar que el ex de Tigres explotará en tres o cuatro partidos como la estrella que todos quieren ver en los Diablos Rojos.

El técnico del conjunto mexiquense dijo que al casaca 10 le está costando la altura de Toluca y un nuevo sistema de juego, pero no duda en que pronto estará dando los resultados esperados.

"Lobos intentó jugar y hacer lo que le pedimos, tener la pelota, darle claridad al equipo, obvió le está constando por la altura, adaptarse a un equipo nuevo, conocer los movimientos de los compañeros.

"La calidad y técnica que tiene será cuestión de tiempo, tres o cuatro partidos, para que explote lo que tiene y que haga lo que pretendemos", expresó el estratega del Toluca.

Sobre el partido contra Morelia, que terminó empatado sin goles, Cardozo consideró que Toluca hizo méritos necesarios, sobre todo en la segunda parte, para quedarse con los tres puntos en disputa.

"Queríamos ganar pero el primer tiempo el equipo no jugó nada bien, Morelia también hizo lo suyo y nos tomó a contragolpe. En el segundos tiempo mejoramos mucho y nos duele mucho porque queríamos los tres puntos y sabemos que hay que seguir mejorando", explicó el estratega.

Y añadió: "me pareció injusto el resultado porque en el segundo tiempo mi equipo fue muy superior, Morelia sólo buscó el contragolpe y nosotros fuimos mejores, le metimos dinámica, intensidad, jugamos por todos los sectores del campo, terminamos jugadas, intentamos ganar, no me voy contento porque debimos quedarnos con los tres puntos".

LA EXPULSIÓN FUE DETERMINATE

Por su parte el estratega de Morelia, Ángel David Comizzo, destalló que la expulsión de Luis Fernando Silva al 55' fue determinante para que el partido no se haya inclinado a favor de los purépechas, pues se dio justo cuando planeaba adelantar líneas para ir por la victoria.

"Propusimos el juego de arranque, tuvimos oportunidades de gol que no pudimos definir, era un duelo parejo, no es fácil jugar en esta cancha con un rival complicado, pero la expulsión cambió todo, condicionó y ahí apareció uno de los mejores arqueros que hay en este país, uno de los tres mejores que hay, nos salvó en los momentos importantes, pero cuando estábamos 11 contra 11 fue muy parejo, de ida y vuelta, bien trabajado, pero creo que hicimos un buen partido".

Además, Comizzo destacó la juventud de su plantel, situación que no será factor para pelar tanto en la Liga MX como en la Copa Libertadores.

JESÚS QUEZADA