2 de mayo de 2014 / 11:55 p.m.

El argentino Lucas Lobos puso fin a los entrenamientos que por su cuenta había estado cumpliendo en las instalaciones del estadio Universitario para iniciar su periodo vacacional.

Sin dar declaraciones el argentino naturalizado mexicano arribó con su hija Lola a la terminal B del aeropuerto internacional de Monterrey.

Con paso apresurado Lobos no se detuvo ni a tomarse fotos con aficionados, sólo a los que se acercaron a la zona premier donde documentó.

Al ser abordado por los medios, Lobos se negó a dar alguna declaración y siguió su paso hacia la zona de abordaje.

Cabe recordar que el nombre de Lucas Lobos ha sido mencionado como uno de los peces gordos que pudieran dejar la institución felina mencionando a Santos y Atlas como posibles destinos, así como una posibilidad de que Miguel Herrera lo pueda llamar para la Selección, sin embargo se tendrá que esperar para conocer cuál es el futuro del jugador o si se mantendrá en Tigres.

JOSÉ LUIS GARZA