RAFAEL RIVERA 
21 de noviembre de 2014 / 02:25 a.m.

 

Además de terminar con una ausencia de 19 años sin clasificar a una final, la victoria del Rosario Central 5-0 ante Argentino Juniors en las semifinales de la Copa Argentina, representó un momento único en la carrera de un viejo conocido del balompié mexicano.

Sebastian Abreu, quien marcó el primer tanto de la victoria, disputó su partido número 700 como futbolista profesional.

Desde su debut en 1994 con el Defensor Sporting, la carrera del “Loco” ha sido marcada por su constante cambio de equipos, defendiendo a 19 escuadras.

El goleador sudamericano destacó en México, en donde defendió a 7 equipos, incluidos Rayados y Tigres.

El encuentro marcó un duelo de figuras, al enfrentar al mediocampista pampero Juan Román Riquelme.

La alegría le duró muy poco a Abreu, debido a una lesión que lo obligó a abandonar la cancha en el primer tiempo.