24 de enero de 2013 / 02:32 p.m.

 Un grupo de investigadores logró almacenar una serie de datos digitales en el ADN altransformar la información al código genético, lo que permitiría respaldar durante siglos una enorme cantidad de conocimientos, según un estudio realizado por el Instituto Europeo de Bioinformática en Hinxton, Gran Bretaña.

Los científicos almacenaron 154 sonetos de Shakespeare, una foto, un documento científico y 26 segundos del video del discurso “Tengo un sueño” del líder defensor de los derechos civiles Martin Luther King Jr. Todo pudieron ponerlo en un diminuto espacio apenas visible de ADN en un tubo de ensaye.

El proceso consistió en convertir los unos y ceros de la información digital en el alfabeto de cuatro letras del código del ADN. Ese código se usó para crear hebras de ADN sintético. Después, unas máquinas “leen” las moléculas de ADN y recuperan la información codificada.

Dicho proceso de lectura tomó dos semanas, pero los adelantos tecnológicos acortarían ese tiempo, dijo Ewan Birney, del Instituto Europeo de Bioinformática en Hinxton, Gran Bretaña, y autor de un informe publicado en internet por la revista Nature.

Señaló que este procedimiento es capaz de almacenar la información de un millón de discos compactos en un espacio no mayor que el dedo meñique y conservarla durante siglos.

El material genético ha contenido durante mucho tiempo toda la información necesaria para producir plantas y animales, y ahora algunos científicos creen que podría manejar las necesidades crecientes de la actual sociedad de la información.

El ADN puede ser útil para conservar gran cantidad de información que debe mantenerse durante mucho tiempo y que no es consultada con demasiada frecuencia, detallaron los investigadores. Almacenar el ADN sería relativamente sencillo, agregaron: basta colocarlo en un lugar frío, seco y oscuro.

La tecnología puede funcionar en el futuro cercano para archivos abundantes que deban ser conservados durante siglos, como los registros históricos o grandes bibliotecas, dijo el coautor Nick Goldman, miembro del Instituto Europeo de Bioinformática.

Quizás en una década este sistema estará disponible para que los consumidores puedan almacenar la información que deseen conservar durante medio siglo, como fotos de bodas o videos para que los vean futuros nietos, vaticinó Goldman en un correo electrónico.

Los investigadores dijeron que no tienen intención de almacenar ADN en un ser viviente, y aclararon que no podría pasar accidentalmente a formar parte de la composición genética de un ser vivo debido a su codificación.

Sriram Kosuri, un investigador de Harvard que fue coautor de un informe similar en septiembre, dijo que ambos estudios demuestran las ventajas del ADN para el almacenamiento a largo plazo. Pero debido a sus limitaciones técnicas, “no va a reemplazar tu disco duro”, aseguró.

Su coautor George Church, experto en ADN de Harvard, dijo que la tecnología podría permitir que una persona almacenara toda la Wikipedia en la punta de un dedo, y que toda la información del mundo almacenada actualmente en discos duros podría caber en la palma de la mano.

En la publicación de Nature, Goldman destacó que el sistema tiene tanta capacidad para guardar información en poco espacio, que los datos que almacena el CERN (laboratorio donde está el colisionador de hadrones) en alrededor de 100 cintas, se pueden conservar en apenas 41 gramos de ADN.

El autor principal del proyecto añadió que el almacenamiento de datos en material genético debe ser a prueba del Apocalipsis, ya que después de un desastre global hipotético, las generaciones futuras podrían encontrar las tiendas y ser capaces de leer y conocer la información.

AP