15 de octubre de 2014 / 07:00 p.m.

El delantero uruguayo Luis Suárez, que este miércoles ha recibido la Bota de Oro, ha asegurado que está "al cien por cien" para debutar con el Barcelona dentro de once días, cuando el equipo azulgrana visitará el Santiago Bernabéu para enfrentarse al Real Madrid en la Liga española.

"Si me lo hubieras preguntado hace una semana, te hubiera dicho que sí estaba al cien por cien, pero realmente no era así. Sin embargo, tras jugar estos dos partidos con Uruguay, me he sentido muy bien y, hoy por hoy, creo que sí estoy al cien por cien para jugar", ha declarado.

El charrúa, que viene de marcar con la selección celeste dos goles ante Omán, ha recibido, en la antigua fábrica de cerveza Damm de Barcelona, la Bota de Oro que le acredita como máximo goleador de las Ligas europeas de la temporada 2013-14.

Sus 31 tantos logrados con el Liverpool le han hecho merecedor del galardón, que comparte con el portugués Cristiano Ronaldo, quien logró idéntica cifra con el Real Madrid la pasada campaña.

Luis Suárez ha recibido el premio de un mito del club inglés como Kenny Dalglish, que también lo tuvo a sus órdenes en el primer año y medio que jugó en el Liverpool y que utilizó su habitual flema británica para explicar lo que suponía para él estar en Barcelona para homenajear a su expupilo.

"Más que un honor para él que yo lo entrenara, el honor fue mío por entrenarlo. Tanto que, pese a que hoy tenía un partido de golf, cuando me dijeron que tenía que venir a entregarle la Bota de Oro ni me lo pensé. Es un futbolista maravilloso", ha manifestado.

El capitán de los 'reds', Steven Gerrard, también felicitó al internacional uruguayo en nombre de todos su excompañeros del Liverpool. Y lo hizo a través de un vídeo que dejó grabado para la ocasión.

"Éste es un premio especial y muy merecido por la temporada increíble que hiciste, y estoy convencido de que llegarán muchos más premios en un futuro. Disfrútalo, Luis", le ha dicho.

"Tras tres años y medio espectaculares" en el Liverpool, el nuevo delantero del Barcelona inicia una nueva etapa que considera todavía más apasionante si cabe: "Ahora estoy en el club donde siempre he querido estar. Ésta es una etapa para disfrutar".

En once días podrá por fin debutar con su nueva camiseta. "Sería especial y lindo hacerlo contra el Real Madrid, por la rivalidad que hay entre los dos clubes, pero todavía quedan días y hay que esperar, aunque las ganas están ahí", ha comentado.

Si juega en el Bernabéu, tendrá como rival al otro Bota de Oro, Cristiano Ronaldo. "Es un orgullo compartir el premio con jugadores importantes a nivel mundial", ha comentado al respecto.

Aunque ha estado cuatro meses sancionado por morder al italiano Chiellini en el pasado Mundial, está convencido de que no le costará adaptarse al juego del equipo de Luis Enrique.

"Para mí la adaptación no existe. Yo entro en la cancha y hago siempre lo mismo, que es intentar jugar al fútbol y divertirme", ha explicado el futbolista de Salto, quien ha dedicado el premio a los aficionado del Liverpool, a sus excompañeros, a su mujer Sofía y sus hijos y, por su puesto, a Kenny Daglish.

"Este señor es el que me trajo al Liverpool y solo tengo palabras de agradecimiento para él", ha apostillado.

AGENCIAS