AP
12 de diciembre de 2013 / 04:34 p.m.

La madre de una niña a quien un niño de seis años de Colorado besó repetidamente sin su consentimiento dice que la escuela hizo bien en suspenderlo.

Jade Masters-Ownbey, madre de la menor, declaró al Canon City Daily Record el miércoles que el distrito escolar hizo una "excelente labor" en proteger a su hija del repetido acoso del niño.

Hunter Yelton, alumno de primer grado, fue suspendido dos días y le incluyeron en su expediente una infracción por acoso sexual.

La madre del niño, Jennifer Saunders, insiste en que el castigo fue exagerado.

"Tiene 6 años y absolutamente ridículo que tenga (una infracción) de 'acosos sexual' en su expediente, aunque sólo (en el distrito escolar", dijo.

Pero Masters-Ownbey dice que "la besó una y otra vez", y agregó que esperaba que la gente no "comenzara a criticar a la escuela por cumplir su responsabilidad de proteger a mi hija de lo que es acoso sexual".

Los funcionarios escolares insisten en que advirtieron al menor repetidamente y que el castigo estaba justificado.

Tammy DeWolfe, directora de la escuela primaria Lincoln, dijo que la escuela "nunca suspende a un alumno por una infracción menor".

No se han presentado cargos penales contra el niño.

"En la escuela primaria, cuando un niño besa a una niña, la respuesta normal de los demás escolares es una expresión de desagrado", dijo. "¿Así que por qué los otros niños se apresuraron a decirlo? Porque lo vieron una y otra vez, lo han visto meterse en problemas por eso, y han visto a la niña tratar de detenerlo varias veces, ellos saben que está mal"