10 de marzo de 2014 / 09:56 p.m.

Tras una pésima racha de resultados, el Málaga tomó aire el lunes en la liga española y venció 2-0 en cancha de Osasuna, al que alcanzó en la clasificación.

Ambos equipos cuentan ahora los mismos 29 puntos del Elche, a solo tres unidades de los puestos del descenso cuando restan 11 fechas para el final del campeonato.

Samuel Sánchez marcó a los 14 minutos por el Málaga y Nordin Amrabat añadió a los 66, una vez que Osasuna se quedó con diez hombres por la expulsión de Jesús Gámez (56).

El Málaga e venció solo por segunda vez en 10 cotejos y también fue apenas su segunda victoria de visitante en el torneo, mientras que Osasuna cedió su sexta derrota en su estadio.

El Real Madrid, vencedor el domingo por 3-0 sobre el Levante, lidera la clasificación con 67 puntos por la 27ma fecha. Le sigue con 64 el Atlético de Madrid, que ganó el sábado por 2-0 al Celta de Vigo, mientras que el Barcelona quedó relegado a tercero con 63 unidades, al caer derrotado por 1-0 en su visita al Valladolid.

La fecha cierra con el partido Real Sociedad-Rayo Vallecano.

El argentino Wilfredo Caballero sostuvo al Málaga con sus atajadas en la primera mitad, tapando un cabezazo franco y picado de Damiá Abella en tiro de esquina, el consiguiente remache de Alvaro Cejudo, y nuevamente interviniendo acertadamente en escapada de Abella y respirando hondo cuando el remate del balón suelto de Jordan Loties se estrelló en el interior del poste.

La impotencia de Osasuna ante el arquero la rentabilizaron a fondo los visitantes, quienes se adelantaron gracias a un excelente toque a bote pronto de Sánchez, quien bombeó la pelota a la red.

El segundo tiempo no arrancó bien para el equipo de Bernd Schuster, que sufrió la expulsión de Gámez por doble tarjeta amarilla, y Caballero se vio obligado a salir de nuevo al rescate, tapando un remate en contra de su propio defensor, Flavio Ferreira.

La fiabilidad en su propio arco permitió al Málaga soltarse en el área contraria y un excelente tuya-mía entre Amrabat y el paraguayo Roque Santa Cruz, excelente en su asistencia al marroquí, significó el 2-0 definitivo.

AP