2 de junio de 2013 / 01:19 p.m.

México • Un perro recibe ayuda después de que el uso de gas lacrimógeno, para dispersar las manifestaciones que se han llevado a cabo en Estambul, lo afectara; las personas que se encuentran en el lugar tratan de aliviarle el malestar limpiándole los ojos y proporcionándole agua.

La imagen le ha dado la vuelta al mundo como una muestra de cómo pueden resultar afectados seres que no tienen nada que ver con los conflictos que se llevan a cabo entre los humanos.

Tras recrudecerse las protestas en la ciudad más grande de Turquía, debido a que el gobierno otorgó un permiso para quitar un parque en el centro de Estambul considerado como una de las pocas áreas verdes que conserva la ciudad, los enfrentamientos han dejado no sólo a muchos heridos, sino también un conflicto que va en crecimiento.

La policía turca a mantenido roces con los ciudadanos durante dos días y el uso de tanques de agua y gas lacrimógeno han sido las maneras en que el gobierno ha tratado de replegar a los manifestantes, los cuales a consideración de primer ministro turco, Recep Tayyip, sólo son extremistas que no lograrán someter a su voluntad las decisiones del gobierno.

JULIO C. HERNÁNDEZ @JULIOWA