— GLOW MURATA
26 de junio de 2013 / 05:51 p.m.

Activistas del grupo del grupo Walk Free, disfrazados de personajes de videojuegos en Nintendo Co., se manifestaron afuera de las oficinas de la empresa japonesa, en Nueva York para exigirle revelar más información sobre el origen de las materias primas materiales utilizados en sus productos.

Según el sitio del movimiento, más de 430 mil personas han enviado una petición mediante correo electrónico a Nintendo pidiéndoles que tomen medidas para garantizar minerales extraídos por esclavos no se encuentran en sus consolas de videojuegos.

Y es que según lo activistas, la mayoría de los dispositivos electrónicos contienen minerales que se originan en las minas de la República Democrática del Congo, a menudo llamados "minerales de conflicto", ya que hombres, mujeres y los niños son obligados - a menudo a punta de pistola-para trabajar en las minas congoleñas para sustraer los “minerales de conflicto” que conforman varias consolas y gadgets.

Al no obtener respuesta de la multinacional a dicha acción y bajo la consigna “Slavery is not a game”, (“La esclavitud no es un juego”, en su traducción en español), cientos de protestantes se han disfrazado de un personaje ícono de la empresa: Mario Bros.

Con la ya característica gorra roja y bigote, el movimiento lucha para poner fin a uno de los grandes males del mundo: la esclavitud moderna.

A través de las redes sociales, cientos de usuarios de todo el mundo se han solidarizado a la exigencia compartiendo imágenes caracterizados como el hermano Bros.