30 de octubre de 2014 / 05:07 p.m.

El extécnico de la selección de futbol de Argentina, Diego Armando Maradona, cumple hoy 54 años envuelto en un escándalo por la difusión de un video en el que golpea a su novia y por su maltrato a las mujeres en general.

Las imágenes, difundidas esta semana, muestran a un Maradona borracho, que se acerca tambaleante a su novia Rocío Oliva, 30 años menor que él.

Una vez que está lo suficientemente cerca, le da dos cachetadas para tirarle el teléfono celular, ya que su reclamo es que ella se la pasa pendiente de las llamadas y mensajes que recibe.

El video es triste, porque muestra la decadencia del "10", quien sigue siendo considerado el mejor futbolista de la historia en este país, aunque para muchos ya dejó de ser un ídolo.

En su defensa, Maradona reconoció: "Sí, le volé el teléfono, pero nunca le levanté la mano a una mujer, el episodio empieza y termina ahí, no hay más que esto. La situación no siguió y no pasó a mayores, lo juro por mis hijos".

Su caso desató un debate sobre la naturalización de la violencia de género, ya que la exmujer de Maradona, Verónica Ojeda, aseguró que le pegaba a Oliva porque "ella lo provoca", justificando la agresión.

Hace dos meses, Oliva tuvo que pasar una noche en la comisaría porque el exjugador la demandó por haberlo robado en Dubai, donde él reside.

En ese momento, después de idas y vueltas, la joven afirmó que jamás volvería con él, pero finalmente reanudaron una relación que ha estado marcada por peleas verbales y físicas en público y en privado.

De hecho, después de que se conoció el video, Maradona levantó la denuncia por robo contra Oliva, y ella emprendió un viaje a Dubai para reencontrarse con él sin temor a ser detenida por las autoridades de ese país.

El maltrato de Maradona a las mujeres quedó en evidencia también con Ojeda, a quien abandonó cuando ella se embarazó de Diego Fernando, el hijo menor del exastro, quien ya cumplió un año.

Durante los últimos dos años, Maradona ha mantenido relaciones paralelas con ambas mujeres, quienes se disputan su atención incluso en las redes sociales, a donde postean fotos con regalos del extécnico.

Además, la semana pasada denunció que estaba investigando a su exesposa, Claudia Villafañe, por un fraude de 20 millones de dólares que faltaban en sus cuentas bancarias.

La vida personal de Maradona también ha estado marcada por su resistencia a reconocer a los hijos extramatrimoniales que tuvo en Italia y en Argentina.

El exjugador sólo reconoció, obligado por la justicia, a Diego Sinagra, su hijo primogénito al que jamás ve, y a Jana, una adolescente con quien se encontró por primera vez en agosto pasado.

De esta manera, Maradona sigue presente en los medios por su turbulenta vida personal, y ya no por los logros deportivos que le permitieron ganar el Mundial de México 86, en una trayectoria que quedó opacada por una adicción a las drogas que logró superar.

NOTIMEX