29 de mayo de 2013 / 03:22 p.m.

 Las personas que consumieron mariguana en el último mes tienen un menor contorno abdominal y un menor nivel de resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes, que los que nunca utilizaron la droga.

El dato surge de encuestas y análisis de sangre realizados a 4 mil 700 adultos de Estados Unidos; sin embargo, no es suficiente para probar que la mariguana previene el sobrepeso o la diabetes, y los que la fuman en altas dosis no tienen ningún beneficio agregado para la salud, aseguró un grupo de científicos en un estudio publicado en The American Journal of Medicine.

""Nuestros resultados son preliminares"", dijo el doctor Murray Mittleman, del Centro Médico Diaconisa Beth Israel, en Boston.

""Pueden existir algunos efectos favorables en el control de la glucosa en sangre, aunque se necesitan muchos más estudios para obtener respuestas definitivas sobre los riesgos y los beneficios potenciales del consumo de mariguana”, agregó.

El equipo de Mittleman utilizó la información de una encuesta nacional de salud del periodo 2005-2010 en la que los participantes habían respondido sobre el consumo de drogas y alcohol, además del estilo de vida y si se habían controlado los niveles de insulina y azúcar en sangre.

Menos de 2 mil participantes habían consumido mariguana alguna vez, no recientemente. Otros 600 la utilizaban en el momento en que realizaba de la encuesta, lo que quiere decir que habían consumido la droga en los 30 días previos.

Los participantes que fumaban mariguana tendían a registrar un menor contorno abdominal que los que nunca habían probado la droga (93.7 contra 97.2 centímetros, respectivamente). El índice de masa corporal también era más bajo en el primer grupo.

Tras considerar otros factores asociados con la salud y el estilo de vida, el equipo observó que el consumo reciente de mariguana estaba asociado con 17 por ciento menos de resistencia a la insulina, lo que revela un mejor control de la glucosa en sangre, y niveles algo más elevados del colesterol HDL, conocido como “bueno”.

No hubo diferencia entre los grupos en cuanto a los valores de presión o de grasa en sangre.

Para Mittleman, aún es muy pronto para atribuirle a la mariguana algún beneficio asociado con la prevención de la diabetes.

El doctor Stephen Sidney, de la División de Investigación de Kaiser Permanente, Oakland, California, se preguntó si el tabaquismo explicaría el resultado, porque los consumidores de mariguana tienden a fumar tabaco.

""Los fumadores (de tabaco) tienden a ser más delgados"", comentó Sidney, que no participó del estudio, pero considera que no se tomó en cuenta ese factor.

Reuters