10 de junio de 2013 / 09:51 p.m.

México • Un montículo de hielo surcado por oscuras fosas espirales corona el polo norte de Marte. Cada invierno el casquete acumula 1.5-2 metros de hielo seco, y puede alcanzar los 45º de latitud.

La ilustración que muestra el casquete de hielo, que tiene unos mil kilómetros de diámetro, está conformada por 57 imágenes que se obtuvieron con la Cámara Estéreo de Alta Resolución de Mars Express a lo largo de toda su misión, y que este mes cumple 10 años en el espacio.

La sonda europea tomó las imágenes cuando se encontraba en el punto de su órbita más próximo al planeta, a tan sólo 300 kilómetros de altitud.

Gracias al radar de Mars Express capaz de penetrar en el terreno, los científicos han podido determinar que las capas de agua congelada se extienden hasta una profundidad de unos 2 kilómetros. Las distintas capas son el resultado de la fusión estacional y posterior acumulación de hielo mezclado con polvo.

El depósito de agua congelada está recubierto por una fina capa de nieve carbónica, de unos pocos centímetros de espesor. Durante los veranos más cálidos, la mayor parte del dióxido de carbono se sublima y escapa a la atmósfera, dejando las capas de agua al descubierto. Cada invierno el casquete acumula 1.5-2 metros de hielo seco, y puede alcanzar los 45º de latitud.

Se piensa que sus características fosas espirales, que recuerdan a un molinillo, son el resultado de los fuertes vientos que predominan en la región.

Chasma Boreale

En la parte inferior izquierda del casquete se puede observar una sima de 318 kilómetros de longitud y 2 kilómetros de profundidad, conocida como Chasma Boreale. Este cañón es anterior a las fosas espirales, y se va haciendo más profundo a medida que los nuevos depósitos de hielo se acumulan a su alrededor. Visto de cerca, está cubierto de oscuras dunas de arena espolvoreadas con una capa de escarcha blanca.

REDACCIÓN.