9 de febrero de 2014 / 10:49 p.m.

El entrenador del FC Barcelona, el argentino Gerardo 'Tata' Martino, ha reconocido esta noche que, pese al 1-4 obtenido ante el Sevilla, deben "analizar los momentos críticos para corregir errores.

"Creo que el partido se terminó con una diferencia a la que llegamos porque aprovechamos nuestro tiempo, sin perder de vista que el partido se pudo poner 2-0 o 2-2", ha señalado el técnico barcelonista.

Tata Martino ha apuntado que siempre espera "que el equipo juegue un poco mejor", aunque también ha valorado la oposición que le ofreció el Sevilla, del que ha dicho que es "un rival intenso y difícil".

"La posibilidad de llegar a la punta siete días después de perderla es una tranquilidad. Ahora jugamos con los errores. A ver cuál de los tres se equivoca y esperamos que no seamos nosotros", ha argumentado sobre la vuelta del equipo al liderato y sus rivales directos, el Atlético de Madrid y Real Madrid.

El entrenador argentino ha insistido en que en algunas ocasiones "los rivales tienen sus méritos y no siempre lo bueno o lo malo" es el Barcelona.

Martino ha relatado que jugaron mal "los primeros 20 minutos" y que en la segunda parte vio mejor a su equipo, aunque también ha recordado que "el Sevilla tuvo fácilmente cinco o seis ocasiones de gol, al igual que el Barcelona".

Sobre su compatriota Leo Messi, autor de dos de los cuatro goles de los suyos, ha apuntado "los que están diciendo algo negativo de él lo que están haciendo es tocarle el orgullo, y si al mejor jugador del mundo le tocas el orgullo el problema lo tiene el rival de turno".

"Siempre es decisivo, aunque solo sea para aglutinar rivales por dentro, porque es tanto lo que centra la atención de los rivales que cualquier situación suya es positiva", ha subrayado.