RIGOBERTO JUÁREZ
4 de abril de 2014 / 02:09 a.m.

Rodrigo Millar, medio del Atlas, ve beneficioso jugar en el Estadio Tres de Marzo.

 

Dicen que todos los cambios son para bien, y en Atlas así será esta semana. Al menos para Rodrigo Millar, volante de Atlas, su escuadra se verá beneficiada con jugar este sábado en el Estadio Tres de Marzo y no en el Estadio Jalisco.

El Chino reconoció que el nido tecolote cuenta con un mejor terreno de juego que el que posee el Coloso de la Calzada Independencia. Por ello, el mediocampista de los Zorros cree que su escuadra puede sacar partido ante Puebla.

“Es una buena cancha, me había tocado ver un partido, me habían dicho que era una buena cancha y ayer lo pude corroborar. Hay mucha diferencia (con el Jalisco), en todo, es un pasto mucho más bajo, más plana, es una cancha que se acomoda para hacer un mejor futbol. Se presta porque nosotros tenemos jugadores de buen pie, y si se han dado cuenta en los partidos donde nos ha tocado jugar en buenas canchas el equipo ha funcionado de la mejor manera. Esperemos que el Tres de Marzo nos traiga suerte y ganamos nuestro primer partido como local”.

Millar, al igual que el resto de sus compañeros, sueña con finiquitar este fin de semana la novela llamada descenso para comenzar a apuntar al nuevo reto: Liguilla.

“Para todos los equipos (comienza el sueño de Liguilla), si ustedes ven nosotros que estamos en octavo estamos a tres puntos del tercero (general) y los que están atrás nuestros están a un punto, por eso para la mayoría de los equipos es importante estas cuatro fechas. 

 “Es importante porque mantendríamos o alargaríamos la  ventaja que tenemos con Atlante y el mismo Puebla y segundo porque afianzaríamos la posibilidad de estar en zona de clasificación, por eso genera tanta importancia ganar este partido”.

 El andino cree que su escuadra llega afinada en el aspecto futbolístico en la mejor parte del torneo: en la recta final. 

Somos un equipo que se ha ido consolidando, la formación no ha ido variando, eso ayuda mucho, pero también hemos sido claros que de local tenemos una deuda pendiente y que si no hubiera sido así estuviéramos en este momento en una posición más cómoda.