26 de enero de 2013 / 02:42 a.m.

El Vaticano pidió a los fieles católicos y sus entidades benefactoras que refuercen su ayuda a las víctimas e impulsen la reinserción social de las personas que presentan mutilaciones ocasionadas por la enfermedad.

 Vaticano • Un total de 220 mil nuevos casos de lepra se registraron en 2011 en el mundo, señaló hoy el Vaticano, que ha pedido a los fieles y entidades benefactoras que refuercen su ayuda a las víctimas e impulsen la reinserción social de esas personas, "que presentan sus inconfundibles mutilaciones".

El llamamiento lo hizo el presidente del Consejo Pontificio para la Salud ("Ministerio de Sanidad" del Vaticano), el arzobispo Zygmunt Zimowski, en su mensaje con motivo de la 60 Jornada Mundial de los Enfermos de Lepra, que se celebrará el domingo 27 de enero, hecho público hoy por la Santa Sede.

En su mensaje, Zimoswski señaló que el Morbo de Hansen es un mal "muy antiguo y al mismo tiempo tan grave por los padecimientos" y que esta jornada mundial es una "oportunidad propicia" para intensificar la ayuda a las víctimas directas o indirectas (familiares) de los afectados por la enfermedad.

"Es una oportunidad para promover un renovado impulso a la reinserción social de las personas que presentan sus inconfundibles mutilaciones", precisó el prelado.

Zimowski agregó que según los datos más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2011 cerca de 220 mil personas, entre hombres, mujeres y niños, han contraído la lepra y muchos de estos nuevos casos han sido identificados ya en un estado adelantado de la enfermedad.

"Se trata de una constatación de que, no obstante la meritoria acción de la OMS y las Fundaciones Raoul Follereau y Sasakawa, aún es insuficiente el acceso a las estructuras para el diagnóstico y la formación para prevenir en las comunidades el riesgo de contagio y siguen siendo necesarias acciones higiénico-sanitarias específicas", precisó.

El prelado subrayó que todo lo anterior es "fundamental, ya que si es curada, la lepra ya no es mortal", y advirtió que si se la deja "abandonada" seguirá causando cientos de miles de muertos en todo el mundo.

Los países más afectados por la lepra son India, con el mayor número, seguida de Brasil, Angola, Bangladesh, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Indonesia, Madagascar, Mozambique, Nepal y Tanzania.

EFE