LA AFICIÓN
28 de septiembre de 2016 / 10:28 a.m.

Los propietarios de los clubes Tigres, Diablos Rojos, Sultanes, Delfines y Guerreros abandonaron la asamblea de la Liga Mexicana de Beisbol que se realizaba este martes en la Ciudad de México.

La medida obedeció a que no se atendió la petición de los Guerreros de Oaxaca de abordar el tema de la cantidad de jugadores mexico-americanos permitidos para cada equipo.

De acuerdo a la información, un grupo en el que estaban Veracruz, Puebla, Tijuana Yucatán y Laguna decidieron no discutir este tema, motivo por el cual los empresarios Carlos Peralta, Alfredo Harp y José Maiz se retiraron de la reunión.

Los dueños de los Tigres, Diablos Rojos y Sultanes, respectivamente, coincidieron en no estar de acuerdo con una Asamblea en la que se afectaba el futuro del beisbol mexicano.

El pronunciamiento explica que la medida no implica que se retiren de la liga, sino una manifestación de protesta.

"Que se salgan los demás, nosotros no nos vamos de la liga", fue la declaración de Pepe Maiz, presidente de los Sultanes.

Los equipos Delfines, Diablos, Guerreros, Sultanes y Tigres, abandonaron la Asamblea sin que signifique que hayan decidido salir de la competencia en la Liga Mexicana y perder sus derechos como asociados.

Entre los equipos inconformes con la cantidad ilimitada de “pochos” están los tres clubes de mayor tradición en la pelota profesional de verano.

De acuerdo al comunicado, también apoyan la postura los equipos de Aguascalientes, Ciudad del Carmen, Oaxaca, Monclova y Saltillo, además de contar con la intención de voto de Campeche y Tabasco, que por retraso en los vuelos no habían llegado a la reunión.