ap - @MMDEPORTESMX
1 de enero de 2016 / 12:18 p.m.

Alabama llegó al Cotton Bowl decidida a borrar los recuerdos del playoff del fútbol americano universitario de la temporada pasada y no tuvo rival.

Jake Coker disputó el partido de su carrera, conectando con Calvin Ridley para dos touchdowns, y el segundo clasificado, Crimson Tide, se impuso al número tres, Michigan State, por un contundente 38-0 el jueves por la noche para lograr el boleto para la final del campeonato.

Alabama (13-1) se medirá al primer clasificado, Clemson (14-0), el 11 de enero en Arizona, para intentar levantar su cuarto título nacional en nueve temporadas con el entrenador en jefe Nick Saban.

El equipo vencedor parecía no tener debilidades ante un superado Michigan State (12-2). Coker, el prometedor refuerzo procedente de Florida State y que estuvo sentado en la banca la mayor parte de la temporada pasada, tuvo un desempeño casi perfecto. Completó 25 de 30 pases para 286 yardas, su mejor marca personal. El estudiante de primer año, Ridley, estuvo brillante, quemando en pases profundos a la defensa rival, a la que superó en el salto. Atrapó ocho envíos para 138 yardas.

Jonathan Allen y la feroz línea defensiva del Crimson Tide capturaron a Connor Cook en cuatro ocasiones y sólo permitieron una incursión de los Espartanos a la zona roja, que terminó con Cyrus Jones interceptando un pase en la línea de gol.

Jones aportó un touchdown tras una patada de 57 yardas para Alabama, que apenas había utilizado al ganador del Trofeo Heisman, Derrick Henry. El gran corredor, que ha llevado el peso de la ofensiva del Crimson Tide durante la mayor parte de la temporada, fue sólo un jugador más contra la defensa de los Espartanos que se había preparado para frenarlo. Corrió para 75 yardas y dos touchdowns, el último de los cuales puso el 38-0 definitivo a la mitad del último cuarto. En ese momento, la celebración era bastante discreta en la banca de Alabama. Henry se chocó el pecho con un defensa y recibió algunas palmadas en el casco antes de sentarse cerca de un ventilador para refrescarse.