AP
18 de abril de 2015 / 12:10 p.m.

Anthony Davis nunca se acomplejó cuando su empezó un apodo despectivo por sus cejas juntas.

Fue tal vez el primer indicio de que el alero de los Pelicans, baluarte del equipo de Kentucky que ganó el campeonato universitario de Estados Unidos en 2012, no solo tenía el talento, sino también la personalidad para sacar del pozo a una franquicia de la NBA.

Con tres años como profesional, el jovial y apacible jugador de 22 años con las cejas juntas ha emergido como una de las figuras jóvenes más rutilantes de la liga.

Ahora, Davis tendrá la oportunidad de exhibir su talento en los playoffs.

La estrella en alza de Nueva Orleáns se bautizará en la postemporada el sábado, con un enfrentamiento ante Golden State, el equipo con el mejor récord de la temporada regular. Las miradas estarán puestas en Davis.

"Yo nada más me siento orgulloso de mis compañeros de equipo, de nuestro grupo de técnicos", dijo Davis, repartiendo el crédito tras su desempeño de 31 puntos, 13 rebotes, tres tapones y dos robos en la victoria sobre San Antonio que aseguró la clasificación de los Pelicans en la última noche de la temporada regular.

"Lo logramos. Nos metimos en los playoffs, conseguimos nuestro objetivo", añadió.

Davis ya era un líder del equipo, con dos selecciones al Juego de Estrellas, que era señalado para triunfar en los playoffs. Quizás no lo logre este año ante los favoritos Warriors. Golden State ganó de tres de los cuatro partidos que disputó contra Nueva Orleáns esta temporada, al terminar con el mejor récord de la liga con un margen de siete victorias.

Cuando de ganar se trata, Davis ya ha compilado un notables credenciales.

Apenas meses después de consagrarse a nivel universitario en Nueva Orleáns, Davis acudió a los Juegos Olímpicos de Londres. Se colgó una medalla olímpica de oro con el seleccionado nacional, todo con apenas 19 años.

Hace un año, al cumplir 21, fue la pieza esencial bajo la pintura del equipo que conquistó la Copa Mundial de básquetbol en España.

Cuando el entrenador de los Pelicans Monty Williams reflexiona sobre cómo trabaja para darle alas al juego de Davis, suele mencionar los consejos impartidos por su mentor, el técnico de los Spurs Gregg Popovich.

"'Pop' me enseño algo hace un tiempo: No cambies nada. Con un jugador de la clase de A.D., hay que asegurarse de que tenga la oportunidad de ser un grande''', dijo Williams. "Es lo que hemos tratado de hacer aquí".

Esta temporada, Davis promedia 24,4 puntos, 10,2 rebotes y 2,9 rebotes por partido.

"A veces, todo me parece un locura. 'Quién puede hacer cosas así?', dijo Davis sobre las impresionantes estadísticas que ahora consigue con regularidad. "Pero cuando sales a jugar divirtiéndote, pues cualquier cosa puede pasar".

Al principio de esta temporada, el técnico de los Clippers Doc Rivers resaltó que Davis "se parece mucho a Kevin Garnett", pero añadió que Garnett no tenía la fluidez que despliega Garnett al desplazarse por la cancha.

"Anthony es uno de los mejores jugadores que he visto en mucho tiempo, especialmente por su velocidad", dijo Rivera. "Es un fuera de serie como (el astro del Thunder Kevin) Durant lo fue cuando debutó en la NBA".

Y Davis es un jugador cuya carrera en la NBA apenas despega.

"Hace cinco años estaba en la escuela secundaria y, ahora, cuando te fijas en todos sus logros, no puedes quedarte admirándolo y decir que es alguien del montón. Tienes que admitir es que este es un jugador distinto", afirmó Williams.