Tomás Víctor López
3 de febrero de 2016 / 09:59 p.m.

Integrante de una nueva generación de coaches en la Liga Intermedia, Hugo González asumió el reto de regresar a las Víboras de la Facultad de Medicina al protagonismo en el futbol americano universitario.

Luego de 12 meses como entrenador en jefe del equipo de Medicina, González encuentra la “receta” para el éxito en el trabajo diario y en el apoyo de un grupo de coaches jóvenes que lo acompañan en la aventura en una escuela además de mucho prestigio académico.

“Es una oportunidad grande, es una escuela de mucho prestigio, es un gran reto y responsabilidad ser el coach de Medicina y pues nos toca trabajar más que nada para contar con equipos competitivos”, señala el ex receptor.

“Estamos agradecidos por la oportunidad con el ingeniero Ricardo Villarreal, creo que hemos tenido un año productivo”.

Le dicen “Gazú”, se formó en infantiles en el Club Búfalos y jugó con los Auténticos Tigres en Liga Mayor del 2003 al 2007.

Es parte de una dinastía de receptores. Sus hermanos Manuel Alejandro, César Gerardo y Christian González Rodríguez también jugaron como alas abiertas con los Auténticos Tigres.

Luego de su llegada al programa de futbol de Medicina hace un año, se formó un equipo que disputó con los Osos de FIME la ronda semifinal en la temporada de Novatos.

El semestre anterior, conquistaron de forma invicta el campeonato en la temporada de Veteranos dentro del Grupo B, lo que les da el boleto para enfrentar en el 2016otra vez a equipos como Mecánica, Leyes, Facpya, Ingeniería Civil o Arquitectura.

“La Facultad de Medicina creo que se merece estar compitiendo con las grandes facultades de la Universidad, no podíamos quedarnos en el Grupo B pero tenemos sin duda una buena “camada” de jugadores”, expuso el coach.

“Me tocaron jóvenes que van comenzado su carrera, entonces creo que podemos tener dos años con una buena base de estudiantes”.

Reconoce que en escuelas Ciencias Químicas o Medicina, el plan de estudios es muy exigente por lo que alumnos saben que primero está lo académico y luego lo deportivo.

“Al momento de aceptar el reto sí tienes algo de presión por lo que representa Medicina en lo académico y por su historia deportiva pero sin duda que con trabajo, con dedicación puede ser suficiente”, señala “El Gazú” González.

“Creo que el trabajo es la única receta para llegar al éxito, el dejarle claro a los muchachos que el deporte les puede ayudar como complemento de su estudios a ser mejores alumnos y mejores seres humanos”.