ap - multimedios digital
31 de julio de 2015 / 10:00 a.m.

Beijing fue elegida el viernes para organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, para convertirse en la primera ciudad que realiza el evento deportivo en sus ediciones de verano e invierno.

La capital china derrotó a Almaty, Kazajistán, en una votación del Comité Olímpico Internacional. La votación sorprendió por lo estrecho del margen: 44 votos a 40, con una abstención. La votación secreta fue realizada con boletas de papel debido a una falla técnica de las computadoras.

Beijing, que ya celebró los Juegos Olímpicos en 2008, llegaba a la votación como favorita a pesar de la falta de nieve natural.

Beijing era considerada por el COI una opción fiable y segura que además ofrecía oportunidades comerciales enormes en un nuevo mercado para los deportes de invierno en el norte de China, con 300 millones de habitantes.

"Se fueron a la segura con Beijing", dijo el vicepresidente del COI, el británico Craig Reedie. "Pero creo que nadie hubiese pensado que el resultado iba a ser tan estrecho".

Almaty esperaba llevar los Juegos Olímpicos a Asia central por primera vez en la historia, además de elevar el perfil de Kazajistán en el escenario internacional. El primer ministro kazajo Karim Massimov, en un discurso de último momento, pidió al COI que tuviera el "valor" de otorgar los juegos a su país, pero no fue suficiente.

"Hace unos cuantos meses no hubieses pensado que iba a ser un resultado tan cerrado", dijo el vicepresidente australiano del COI, John Coates. "Fue un gran mensaje del primer ministro. Creo que por eso fue tan estrecho el margen. Pero el tamaño de China, la cantidad de gente que ahora van a conocer los deportes de invierno, creo que esos fueron factores importantes".

El enfrentamiento puso de manifiesto los contrastes entre el país más poblado del mundo y una ex república soviética que intenta aparecer en el escenario internacional. La magnitud y el peso político y económico de China significaron una gran ventaja sobre su vecina del noroeste, que obtuvo su independencia en 1991.

"Al igual que con los Juegos de Verano de 2008 en Beijing, la familia olímpica vuelve a poner su fe en Beijing", dijo el comité encargado de la candidatura de la ciudad china. "Este será un evento memorable al pie de la Gran Muralla... que fomentará el crecimiento de los deportes de invierno en nuestro país, en Asia y alrededor del mundo".

El subdirector de la candidatura de Almaty, Andrey Kryukov, dijo que la ciudad consideraría presentar otra candidatura.

"Puedo decir que Almaty estaba lista para organizar los Juegos de Invierno de 2022", afirmó.

En Beijing, la noticia fue festejada con una ceremonia organizada por el gobierno en el estadio Nido de Pájaro.

Beijing y Almaty aparecían con escasas posibilidades cuando comenzó la presentación de ofertas hace dos años. Pero quedaron como únicas candidatas cuando cuatro ciudades europeas —incluidas Oslo y Estocolmo— retiraron sus candidaturas por razones políticas o económicas.

Beijing planea usar varias sedes de los Juegos de verano 2008, incluidos el Nido de Pájaro y la arena Cubo de Agua. Pero los eventos en la nieve se realizarían en Yangqing y Zhangjiakou, a 60 y 140 kilómetros de Beijing. Un tren de alta velocidad a Zhangjiakou, en construcción, reduciría el tiempo de viaje a 50 minutos.

Las sedes de montaña también dependen de la nieve artificial, lo que al principio aparecía como una de las principales debilidades de la postulación y a la cual se refería la consigna de Almaty, "lo real es mejor". La ciudad kazaja está rodeada de altas montañas y tiene nieve natural de sobra, pero los postulantes de Beijing aseguran que tienen suficiente agua y equipo de fabricación de nieve para crear condiciones ideales para el esquí.