Miguel Boada Nájera - @MMDEPORTESMX
7 de febrero de 2016 / 04:24 p.m.

Fue el 31 de enero de 1999 la última vez que los Broncos de Denver fueron campeones, su mariscal de campo era John Elway. 17 años después Peyton Manning fue el que estuvo en el emparrillado y Elway también estaba presente, aunque desde uno de los palcos del Estadio Levi’s.

Manning no lanzó pase de anotación y apenas sumó 141 yardas, pero lo que hizo él y su ofensiva fue suficiente para ganar, así como sucedió en 14 encuentros esta temporada, aunque curiosamente, esta vez no fue tan cerrado como antes, ya que solo dos veces logró una ventaja de 14 o más puntos en toda la campaña: frente a Green Bay (29-10) y contra San Diego (17-3).

No fue el mejor juego de Peyton Manning pero sí otra sinfonía de sus compañeros de la defensiva, y así, como lo reza la frase, las defensivas ganan campeonatos. Y la defensiva de los Broncos hace que el equipo se lleve su tercer trofeo Vince Lombardi a casa. Y Von Miller se llevó el trofeo como MVP tras su espectacular noche: 2.5 capturas, seis tacleos, un pase desviado, dos golpes al QB y un fumble forzado.

Después del desagradable sabor de boca que les dejó el Super Bowl XLVIII, donde su poderosa ofensiva fue apagada por la defensiva de Seattle, ahora le dan a Manning la oportunidad de decir adiós como campeón de la NFL con un trabajo a la perfección de su defensa.

Los Broncos necesitaban repetir el bombardeo que le hicieron a los Patriotas en la Final de la AFC para aspirar a ganar y aunque ahora el blanco era más versátil, igual cumplieron con el objetivo. Cargas por todos lados y una excelsa cobertura de la secundaria y de sus linebackers, fueron la kriptonita de Cam Newton: tres fumbles, una intercepción, seis capturas, una anotación y 13 golpes al mariscal de campo y 23 pases incompletos marcaron el desenlace.

Ese desempeño apagó a Cam Newton y compañía lo suficiente para celebrar por primera vez desde la temporada 1998, un juego donde vencieron 34-19 a los Halcones de Atlanta.

En los pendones a las afueras del Estadio Levi´s se veía una gran foto de Cam Newton y de Peyton Manning. Pero ninguno de los dos tuvo la noche soñada, al contrario, para los dos fue una noche de pesadillas.

Cam va a soñar por mucho tiempo a Von Miller, DeMarcus Ware, Malik Jackson porque los tuvo más cerca de lo que quería, pero también va a soñar a la defensiva secundaria y a los linebackers, porque nunca se despegaron de sus receptores y de su blanco favorito, Greg Olsen, quien solo tuvo cuatro recepciones.

Manning
Manning
Broncos
Broncos
Von Miller
Von Miller
Manning
Manning
Cam Newton
Cam Newton
Denver
Denver
Denver
Denver
Panteras
Panteras.
Graham Gano
Graham Gano.
Gano
Gano
Denver
Denver.
Broncos
Broncos

Denver rompió el cero en su mejor ofensiva del juego, una serie de 10 jugadas, 64 yardas que en 4:17 puso un 3-0 con un gol de campo de 34 yardas de Brandon McManus. Los siguientes puntos no llegaron por el ataque, sino que la defensiva fue la que puso el 10-0 cuando provocó un fumble (Von Miller) y lo recuperó (Malik Jackson) dentro de la zona de anotación. Así acabó el primer cuarto.

Carolina había apostado a correr la bola por el centro ya que sus receptores difícilmente estaban descubiertos, pero no les dio buenas cuentas. Pero cuando en el segundo cuarto presentaron distintas jugadas, movieron las cadenas y la recompensa fue un acarreo de anotación de 1 yarda de Jonathan Stewart, con la que el marcador era 10-7. Denver no movió el balón ni cuando sus equipos especiales le dejaron el ovoide en la 5 del rival, pero el segundo gol de campo de McManus llevó el juego 13-7 al descanso.

La última jugada de la primera mitad fue una captura a Cam Newton, quien no encontró receptor libre para lanzarle. Y la historia en la segunda parte no cambió. Carolina no encontró la fórmula para avanzar, su pateador falló un gol de campo y Denver respondió con tres puntos. Un fumble en el último cuarto se convirtió, después de muchos intentos y de un castigo en la zona de anotación, en el primer y único touchdown del equipo de la ofensiva.

Así, Peyton Manning, su defensiva y John Elway, son los que se llevan el Vince Lombardi de regreso a casa.