TOMÁS LÓPEZ |  @TOMASVICTOR10
14 de septiembre de 2016 / 09:20 p.m.

Como sucedió en el clásico contra Borregos, los Tigres deberán salir al campo a tratar de ejecutar un plan de juego sin tomar en cuenta el entorno que ahora estará con el público en contra, señaló el coach, Antonio Zamora.

El entrenador en jefe del equipo de la UANL reconoció el potencial ofensivo de los Aztecas, encabezados por el brazo de su quarterback, Diego Ruiz.

“Es un quarterback movido, ágil, que se mueve bien en la bolsa, sale muy rápido cuando se necesita y tiene un cuerpo de receptores muy bueno, con una línea ofensiva físicamente muy grande”, expuso Zamora.

“Creo que el juego pasado lo hicimos bien, lo controlamos los primeros cuartos en base a la ejecución, eso es lo que nos deja de aprendizaje, que tenemos que estar concentrados tratando de no dejarnos llevar por la fiesta, por estadio, por el rival, sino por la ejecución”.

Dijo que la UDLA cuenta con un equipo disciplinado dentro del equipo, que ha hecho un buen reclutamiento durante los años que lleva el coach Erick Fisher.

Zamora expuso que han entrenado en la cancha del Estadio Chico Rivera porque la casa de los Aztecas es de césped natural.

Los defensivos Luis Chapa y José Francisco Montes estarán fuera del partido del sábado en Puebla por presentar lesiones que no son de gravedad.