josé luis garza
23 de junio de 2015 / 08:15 p.m.

En un verdadero duelo de poder a poder que se tuvo que decidir en extra innings el equipo Nuevo León Rojo cayó 4-3 en la pizarra ante la Liga Alfarera de Tlaquepaque Jalisco.

Para los nuevoleoneses fue dolorosa la derrota pues perdieron lo invicto después de tres triunfos consecutivos en el torneo, en tanto para los de occidente fue apenas su primer triunfo, prácticamente eliminados de aspirar al título.

El partido fue duro para los norteños que se vieron sorprendidos por sus rivales que estuvieron a dos outs de llevarse el triunfo 3-2 sin embargo en el cierre de la séptima, los rojos lograron empatar el juego 3-3 y forzar la extensión.

El bateo oportuno fue lo que faltó en los extra innings, sobre todo para Nuevo León pues el pitcheo tuvo un trabajo prácticamente impecable manteniendo a raya a la ofensiva rival, no fue sino hasta la décima entrada que un línea por jardín derecho permitió la carrera del desempate y con ello el juego en favor de lo tapatíos.

Al final del juego el mánager Humberto Casas resaltó el nivel de los rivales en esta parte del torneo.

"Estos partidos a la altura del torneo son partidos difíciles que hay que sacar con 1 o 2 carreras arriba y buscar no recibir, desafortunadamente falto el bateo oportuno en los extra innings se tuvo buen pitcheo nuestro staff esta fuerte", expresó Casas.

El mánager aseguró que este tropiezo debe ayudarles a corregir errores y pensar en en ganar los siguientes tres juegos si quieren obtener el boleto a la próxima Serie Mundial de la categoría.

"No nos desanima como siempre, los muchachos están mentalizados en que juego por juego hay que ganar, la pelota es redonda y todo puede pasar, tenemos que ganara mañana (miércoles), pasado y el viernes si ganamos así podemos avanzar", señaló.

En los extra innings la presión por ganar se notó en los jóvenes peloteros surgiendo roces que obligaron a los ampáyeres a tomar medidas extremas como expulsar a un pelotero por bando evitando manchar el juego.