Miguel Boada Nájera / Enviado SAN FRANCISCO, Estados Unidos
3 de febrero de 2016 / 07:53 p.m.

Fue uno de los momentos más difíciles deportivamente hablando para Cam Newton. Su carrera había pasado de ser suplente en la Universidad de Florida a un equipo de nivel 2, muy alejado de los reflectores, pero una derrota en un scrimmage contra los Borregos de Monterrey cambió el sentido de la campaña para esa escuadra.

Newton era suplente de Tim Tebow cuando un incidente con una lap top de un compañero de Florida puso a Cam como el culpable de su robo. No se comprobó nada, pero Newton fue enviado a Blinn College, un conjunto de muy bajo nivel, considerado por muchos, como la antesala de la desaparición del mapa. Fue el 22 de agosto cuando los Borregos visitaron Brenham, Texas, para realizar un scrimmage que era para que ambos se prepararan para sus temporadas.

El mariscal solo participó en cuatro series, dos se convirtieron en anotaciones, en una fue detenido y en otra fue interceptado por Sergio Cantú. El marcador, al final, fue favorable para los regiomontanos por 35-14.

Después de esa derrota hubo un meeting solo de jugadores donde aclararon diferencias y definieron el rumbo que querían tomar. Al final, terminaron ganando el título de la National Junior College Athletic Association, con Cam sumando tres mil 488 yardas por tierra y por aire, con 16 touchdowns.

Más de seis años después de esa experiencia, Cam la recordó, en una conferencia de prensa previa al Super Bowl."Fue un juego de exhibición duro, que no contó, fue un scrimmage que dejó una marca en nosotros", recordó el quarterback.

"Ellos tenían muchos jugadores. Nosotros éramos apenas 60 y ellos no eran menos de 100. Lo divertido es que recuerdo que jugamos contra ellos, que estaban muy organizados, con jerseys de colores y nosotros no teníamos el uniforme coordinado. ¿Entiendes la diferencia que había? Eso me recuerda de qué se trataba el futbol americano colegial", comentó el número 1 de las Panteras, para después contar más sobre el impacto de ese día.

"Me acuerdo de muchos compañeros que tuve en ese momento, y es increíble que el vínculo que creamos después de ese juego nos llevó a ganar un campeonato nacional. Todos creíamos en algo en ese momento y no dejamos que alguien cambiara nuestras creencias", agregó Newton.