ap - @mmdeportesmx
1 de octubre de 2015 / 12:23 a.m.

La celebración se ha convertido en una costumbre otoñal para los Cardenales, con los baños de champán, los cánticos y la algarabía en los camerinos.

Pero nadie se cansa de esto. No en este grupo. No después de una temporada desafiante, en la que de algún modo sacaron fuerzas de flaqueza para apoderarse de un nuevo banderín.

San Luis se coronó en la División Central de la Liga Nacional, tras apabullar el miércoles 11-1 a los Piratas de Pittsburgh en el segundo encuentro de una doble cartelera.

Jason Heyward conectó un grand slam en el tercer acto para que los Cardenales se encaminaran a la paliza y a la conquista de su tercer título divisional consecutivo. Además, es la undécima ocasión en que San Luis se embolsa el banderín de la Central desde 1994.

Sin embargo, este logro figuraría entre los más impresionantes. Los Cardenales se aseguraron de terminar con la mejor foja en las Grandes Ligas pese a perder a varios astros por lesiones durante largos periodos.

"Menciónenme a otro equipo que haya perdido a su as y a uno de sus mejores bateadores, y que aún así haya ganado 100 encuentros", retó Matt Carpenter, el antesalista, quien se tallaba los ojos, ara mitigar el ardor que causaba la lluvia de champán. "Esto no suele ocurrir y nosotros encontramos la manera de lograrlo"