agencias
27 de mayo de 2015 / 11:28 a.m.

De la mano de LeBron James, Cavaliers de Cleveland se coronó esta noche en la Conferencia Este, al derrotar en cuatro juegos seguidos a Hawks de Atlanta, esta noche por 118-88, con lo que llegó a la final de la NBA.

El juego tuvo el ingrediente del regreso de Kyrie Irving, quien salió en el primer encuentro por una tendinitis en la rodilla izquierda, lo cual todavía hizo más aplastante la ofensiva de “Cavs” sobre el cuadro de Hawks.

Como indefensos asistentes en la duela de la arena de Cavaliers, los de Atlanta vieron la victoria parcial de los de casa en el primer cuarto por 32-20 y luego en el segundo por 23-15 y para entonces los anfitriones le bajaron el ritmo y la intensidad.

La mayor estatura en global de Cleveland, con James (2.03 metros), Irving (1.90), el ruso Timofey Mozgov (2.16), el canadiense Tristan Thompson (2.06), Iman Shumpert (1.96) y el australiano Matthew Dellavedova (1.93), impidió cualquier reacción de los visitantes.

Lo que siguió fue una larga fiesta de la victoria de los “Cavs” ante los más de 20 mil aficionados reunidos en su arena, dispuesto a celebrar el pase a la final de la Asociación Nacional de Basquetbol (NBA por sus siglas en inglés).

Esta será la segunda final de los de Cleveland, luego de que en la campaña 2006-2007 Spurs de San Antonio los barrió 4-0.

Atlanta 20 22 18 28- 88

Cleveland 32 27 26 33- 118