AGENCIAS
9 de febrero de 2016 / 07:16 p.m.

Decenas de miles de fanáticos vitorearon a los Broncos en el desfile de los campeones del Super Bowl por el centro de Denver, dejando de lado por ahora algunas interrogantes sobre el futuro del equipo.

Los seguidores abarrotaron las calles, balcones y terrazas mientras los jugadores desfilaban a bordo de camiones de bomberos. El primero tenía el número 18 de Peyton Manning, y llevaba al mismo quarterback, junto con el jugador más valioso del Super Bowl, Von Miller, y Annabel Bowlen, esposa del dueño del equipo Pat Bowlen, quien está enfermo y no participó de la ceremonia.

El quarterback suplente Brock Osweiler firmó balones y los lanzó al público desde otro camión.

Al dirigirse a los fanáticos después del desfile, Manning evitó decir si regresará para jugar otra temporada. Y todavía resta por ver si Denver puede mantener intacta su extraordinaria defensa.

Antes del desfile hubo un concierto al aire libre de tres bandas de Colorado cerca del ayuntamiento. En esa actividad era notable el olor a marihuana, aunque fumar marihuana en público es ilegal en Colorado.

La gente se había congregado desde horas antes del concierto y el desfile. Aunque había clases el martes, era evidente la presencia de niños de edad escolar en el público. Las escuelas permitieron a los niños faltar si sus padres los autorizaban.

Mark Bedenbender, que tenía un excelente puesto junto a la barrera de metal cerca de Union Station, dijo que el evento no es solamente una celebración, sino también probablemente una despedida para Manning.

"Pienso se ha despedido en la cima", dijo. "Cuando él perdió el partido hace dos años, yo sabía que él regresaba".

Judy Ayce condujo nueve horas con su madre Dorothy Ayce, de 81 años, desde la reservación navajo de Chinle, en Arizona, para el desfile, llegando a la casa en Denver de su sobrina el lunes por la noche. El martes por la mañana, la silla de ruedas de Dorothy Ayce estaba estacionada junto a una barricada. Una bolsa plástica con refrescos y merienda colgaba de la silla. La familia estaba lista para pasarse el día celebrando.

"Trajimos nuestras colchonetas, nuestra comida. Trajimos mantas para la abuela", dijo Amanda Ayce.

Judy Ayce, hablando en navajo, le preguntó a su mamá si estaba allí por los Broncos o especialmente por Manning.

"Peyton", respondió la mamá.

"A ella le gusta ver deportes y ha seguido a Manning durante años", dijo la nieta.

Las autoridades no ofrecieron predicciones, pero la última vez que Denver ganó el Super Bowl, en 1999, la celebración en el centro de la ciudad atrajo aproximadamente a 375.000 personas. Un año antes, cuando los Broncos ganaron su primer cetro, unas 650.000 personas se congregaron.

"Esperamos probablemente centenares de miles", dijo Mike Stott, portavoz del alcalde Michael Hancock.