AP - @MMDEPORTESMX
1 de marzo de 2016 / 04:48 p.m.

El taponero de los Yanquis, Aroldis Chapman, aceptó una suspensión de 30 partidos por violar el nuevo reglamento de violencia doméstica de Grandes Ligas, un castigo que surgió de un incidente con su novia en octubre.

Bajo la sanción anunciada el martes, el cubano cumplirá el castigo a partir del inicio de la temporada regular en abril. Chapman perderá 30 días de salario — 1.856.557 dólares de su salario de 11.325.000 en la campaña — y 30 días de servicio de Grandes Ligas, lo que le permitirá convertirse en agente libre al final de la campaña.

"Concluyo que el señor Chapman admitió que su conducta ese día fue inapropiada... particularmente su uso de un arma de fuego y el impacto de ese comportamiento en su compañera", dijo el comisionado de las Grandes Ligas Rob Manfred en una declaración. "Me complace que el señor Chapman haya asumido responsabilidad por su conducta".

Chapman se convirtió en el primer pelotero en ser penalizado por un número de juegos bajo la nueva política, que la gerencia de las mayores y el gremio de jugadores acordaron en agosto luego de una serie de incidentes de violencia doméstica entre jugadores de la NFL. El torpedero de los Rockies de Colorado José Reyes fue suspendido con paga por tiempo indefinido, pendiente su juicio en abril, luego de un altercado con su esposa en octubre.

La investigación de Chapman surge de un incidente el 30 de octubre. La novia de Chapman, Cristina Barnea, de 22 años, le dijo a la policía que el lanzador la empujó y la estranguló. Chapman dijo que hubo una discusión pero que él fue derribado por el hermano de Barnea y que seguidamente agarró una pistola y disparó ocho veces contra una pared mientras estaba encerrado en el garaje.

La policía de Davie y la vice fiscal del estado en Broward Stefanie Newman declinaron presentar cargos, diciendo que las versiones contradictorias y la falta de evidencia hacían improbable una convicción. Bajo las normas de las Grandes Ligas, un castigo no depende de una convicción.

Chapman tiene la recta más rápida en las mayores, usualmente por encima de las 100 millas por hora. Fue cambiado por los Rojos de Cincinnati a los Yanquis en diciembre. Dijo que iba a apelar cualquier suspensión, pero se alcanzó un acuerdo luego de negociaciones con las Grandes Ligas.

"Quiero dejar claro que no lastimé de ninguna manera a mi novia esa noche", dijo Chapman en un comunicado. "Sin embargo, debí haber tenido mejor juicio con respecto a ciertas acciones, y por eso estoy arrepentido. La decisión de aceptar la suspensión, en lugar de apelarla, fue tomada tras cuidadosa consideración. Tomé la decisión para minimizar las distracciones que una apelación habría causado a los Yanquis, a mis nuevos compañeros y, lo más importante, a mi familia".

El sindicato de jugadores dijo que respalda la decisión de Chapman de aceptar la sanción, y dijo que sus socios condenan la violencia en general.

Chapman puede seguir participando de las actividades de pretemporada.