RUBÉN ALMAGUER
3 de diciembre de 2016 / 04:57 p.m.

La noche del viernes fue entonada con el máximo grito del respetable que maximizo el coro en las gradas de la monumental Lorenzo Garza "Viva Aguascalientes".

La presentación de Joselito Adame en su segundo turno maravillo al público de Monterrey enfrentando a Trigueño de 481 kilos de la ganadería de el Vergel, siendo este la primera reserva de la noche, donde obtuvo las dos orejas obtenidas por el juez de la plaza Antonio Kiroga.

"La verdad fue una entrega de raza de querer, y luego tuve un momento bueno del toro, que cuando embistiaba por el pitón derecho sobre todo en las primeras tandas, embestía con suavidad y ritmo, la verdad que me voy muy contento con la sensación que me dio este toro.

Si la verdad que siempre he venido a Monterrey he tenido muchos éxitos, siento mucho el calor de este público y de esta afición, y yo encantado de que se sumen más partidarios para mí, Monterrey siempre se me ha dado muy bien es una plaza talismán para mí, y bueno espero que siga la racha y sigan sumándose más gente conmigo".Comentó el
matador al final de su faena.

Por otra parte España también se hizo presente con la aparición del torero Miguel Ángel Perera, quien fue del gusto de la gente cuando abrió en su primer toro de la noche enfrentando Venadito de 473 kilos de la ganadería Fernando de la Mora donde aplicó un parde chicuelinas u saltillences obtenido una oreja en la noche.

Finalmente la noche no fue venenola para Octavio García el Payo quien no fue afortunado, ya que en su primer duelo encarando a Don Luis de 532 kilos y en el segundo Colorín de 520 kilos, en ambos turnos solo recibió palmas de los asistentes.

Es así como se da el cierre del 2016 con un toque taurino magico que concluyó con éxitos durante el año que deleitó la pasión por la fiesta brava.