AP - @MMDEPORTESMX
20 de junio de 2017 / 05:50 p.m.

Nada parece suficiente para el dueño de los Cavaliers, Dan Gilbert. Ni un título, ni tres apariciones seguidas en la final. Tampoco un nutrido grupo de fieles seguidores, ni el perdón de LeBron James.

Gilbert es exigente, un apostador temerario, que busca correr riesgos _no por nada es dueño de un casino. Dichas características lo han convertido en un multimillonario.

Pero también son el motivo por el que este jefe resulta muy difícil de complacer y por el que los Cavaliers se han vuelto a sumir en el caos.

Tras caer ante los Warriors de Golden State en la última final, y de cara a un receso crucial para su franquicia antes de la próxima campaña, Gilbert decidió el lunes que no continuaría la relación laboral con el gerente general David Griffin, el arquitecto de la época más exitosa en la historia del club.

Gilbert, quien ha tenido cuatro gerentes generales durante 12 años en Cleveland, tomó la arriesgada decisión en momentos en que los Cavs tratan de reforzar su plantel. Mientras, la cuenta regresiva para que James se declare agente libre sigue corriendo. Podría llegar a su fin a mediados del año próximo, cuando expire el contrato del astro.

Hay confusión en Cleveland. ¿Y eso qué tiene de novedoso?

Se trata de un equipo que ha florecido en medio del desorden, mismo que ha vuelto de nuevo después de que Kevin Durant y los Warriors doblegaron a los Cavs y los destronaron

Gilbert se había dicho contento con el rumbo del equipo, y negó que vislumbrara grandes cambios. Pero su opinión no coincidió con la de Griffin y ambos tomaron la decisión de separarse.

“Estamos ahora en un momento en que la sintonía no es adecuada para que sigamos juntos”, recalcó Griffin en un comunicado.

Pero el momento de la partida de Griffin no podía parecer peor. Los Cavs se preparan para el draft del jueves sin selección alguna, y analizarían la posibilidad de hacerse de Paul George o de Jimmy Butler, con el objetivo de incorporar otro astro para competir de mejor forma ante Golden State.

Necesitarían también apaciguar a James, quien elogió a Griffin y pareció hacer un reproche a Gilbert el lunes por la noche en Twitter. Luego de enmendar la relación, tras un agrio divorcio en 2010, James y Gilbert tendrían que buscar una nueva reconciliación.

“¡Si nadie te apreciaba, Griff, yo lo hice, y ojalá lo haga también la gente de Cleveland!”, afirmó James. “Gracias por lo que hiciste por el equipo en tres años. Ganamos un título”.