josé manuel villalva - multimedios digital
9 de julio de 2015 / 10:31 a.m.

Hace cinco días. DeAndre Jordan había acordado firmar con los Mavericks de Dallas. No obstante, los Clippers de Los Ángeles mandaron jugadores de ellos para convencerlo de quedarse y lo lograron al mejorar la oferta de Dallas.

Jordan se queda con los Clippers al final un contrato de cuatro años y 87.7 millones de dólares. 

El nuevo Clipper, Paul Pierce y Blake Griffen fueron a la casa de Griffin a convencerlo.

También fueron el coach Paul Pierce, Chris Paul, J.J Redick y al dueño Steve Ballmer.

Con la salida de Stephen Hawes era vital que permaneciera Jordan con Los Ángeles para tener un hombre grande que pueda dominar la pintura.