AP - @MMDEPORTESMX
12 de octubre de 2016 / 10:25 a.m.

Kris Bryant lanzó su guante por los aires, Jake Arrieta saltó por encima de la valla del dugout y el resto de los Cachorros ingresó al terreno para comenzar la celebración.

Fue una reacción simultánea de alegría y alivio.

Chicago, favorito para ganar la Serie Mundial desde el día en que se inauguró la temporada, dio otro paso para conseguirla el martes.

El boricua Javier Báez rompió el empate con un sencillo, para coronar un ataque de cuatro carreras en el noveno inning, y los Cachorros superaron 6-5 a los Gigantes de San Francisco con lo que conquistaron la serie divisional de la Liga Nacional.

"Veíamos venir esto. Podíamos ver pequeñas señales. Lo hemos hecho antes, no nos rendimos", dijo el jardinero central Dexter Fowler. "Es un poco más especial lograrlo aquí. Ellos pensaban seguramente que habían ganado. Pero hay que sacar 27 outs, y nosotros no nos dimos por vencidos".

Los Cachorros, que no ganan la Serie Mundial desde 1908 pero que tuvieron la mejor foja de las mayores en la campaña regular, abrirán la Serie de Campeonato de la Liga Nacional el sábado, recibiendo a los Dodgers de Los Ángeles o a los Nacionales de Washington.

Esa serie está empatada 2-2, de cara al quinto y decisivo encuentro, que se realizará el jueves.

"He visto antes esto con este grupo. Ésa es una gran parte de nuestra filosofía", destacó el piloto de los Cachorros, Joe Maddon. "Siempre jugamos hasta que llegan los 27 outs".

Limitados por Matt Moore a dos inatrapables en ocho entradas, los Cachorros perdían por 5-2 antes de reaccionar contra un desastroso cuerpo de relevistas que defraudó una vez más.

Chicago disputará la Serie de Campeonato por segundo año consecutivo. Triunfó por 3-1 en la divisional ante San Francisco, poniendo fin a una racha notable de victorias de los Gigantes en duelos en que podían ser eliminados.

De paso, los Cachorros impidieron que San Francisco continuara una tendencia de coronarse en la Serie Mundial en años pares. Los Gigantes se proclamaron campeones en 2010, 2012 y 2014.

"No pensamos que vamos a ganar la Serie Mundial cada año par. Quiero decir, pasaron unos 50 años para que ganáramos una acá", dijo el manager Bruce Bochy, cuyo manejo del bullpen fue cuestionado durante la segunda mitad de la temporada.

En la Serie de Campeonato del año pasado, Chicago fue barrido por los Mets de Nueva York.

El emergente venezolano Willson Contreras empató el encuentro mediante un sencillo de dos carreras, sin outs. Dos turnos después, Báez produjo otra carrera con su hit, y los Cachorros aprovecharon un segundo error costoso de Brandon Crawford, campocorto galardonado con el Guante de Oro. Asimismo, Chicago sacó rédito de la debilidad del bullpen de San Francisco, otrora fiable.

Un día después de que fue castigado en el octavo inning de la derrota por 6-5 en 13 innings, el cubano Aroldis Chapman consiguió este salvamento por Chicago, ponchando a sus tres rivales.

Cuando sentenció a Brandon Belt para el out 27, Chapman festejó, y sus compañeros llegaron al montículo a fin de abrazarlo y comenzar la celebración.

Por los Cachorros, el venezolano Contreras de 1-1 con dos impulsadas. El puertorriqueño Báez de 4-1 con una anotada y una remolcada. El cubano Jorge Soler de 1-0.