MIRIAM CASTRO
5 de agosto de 2016 / 02:01 p.m.

Los organizadores de los últimos 30 Juegos Olímpicos -tanto de verano como de invierno- que se han realizado desde 1960 a la fecha han gastado, en promedio, 156 por ciento más de lo que tenían presupuestado inicialmente, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Oxford.

En el documento “Los costos y sobrecostos en los Juegos”, realizado por Bent Flyvbjerg, Allison Stewart y Alexander Budzier, se revela que el promedio real de costo para los juegos de verano es de 5 mil 200 millones de dólares y de 3 mil 100 millones de dólares para los juegos de invierno; sin embargo en cada categoría destacan Londres (Inglaterra) y Sochi (Rusia) como los juegos más caros de la historia.

Los sobrecostos se relacionan con gastos de la infraestructura para realización de los deportes, la ceremonia, las villas olímpicas, la alimentación de los atletas, la seguridad, el personal médico, la infraestructura para la transmisión y la organización en general, pero no contemplan los costos implicados en la construcción de infraestructura carretera, señalización, transporte, hoteles, etcétera, y que a menudo son mayores que los costos relacionados con el deporte.

Según esta investigación de Oxford, los juegos que más han rebasado el presupuesto presentado en sus candidaturas a sedes olímpicas son:

Montreal 1976 – Canadá – sobrecosto de 720 por ciento
Olimpiadas de Invierno Lake Placid 1980 – Estados Unidos – sobrecosto de 324 por ciento
Olimpiadas de Invierno Sochi 2014 – Rusia – sobrecosto de 289 por ciento
Barcelona 1992 – España – sobrecosto de 266 por ciento
Los Juegos Olímpicos más caros de los últimos 56 años han sido:

Olimpiadas de Invierno Sochi 2014 – Rusia – 20 mil millones de dólares
Londres 2012 – Inglaterra – 15 mil millones de dólares
Barcelona 1992 – España – 11 mil millones de dólares
Pekin 2008 – China – 8 mil millones de dólares
De acuerdo con esta investigación, los Juegos de Río 2016 tendrán un sobrecosto de 51 por ciento, en términos reales, lo que representa la misma proporción del sobrecosto que han tenido en promedio los juegos desde 1999 y que se aleja por mucho de los grandes presupuestos de otras sedes.

“Para una ciudad o nación decidir postularse a los Juegos Olímpicos es decidir tomar uno de los megaproyectos más costosos y, financieramente, más arriesgados que existen”, señalan los autores al recordar que el exceso de los costos y la deuda asociada a los Juegos de Atenas 2004 debilitó la economía griega, y contribuyó a que cayera en una profunda crisis económica y financiera desde 2007, aún cuando el sobrecosto sólo fue de 49 por ciento.

Los investigadores determinaron que en general la organización de todos los Juegos Olímpicos tiene un sobrecosto promedio de 156 por ciento. Por categorías, el sobrecosto de los juegos de verano suele ser de 176 por ciento en promedio y de los de invierno el promedio es de 142 por ciento.