AP - @MMDEPORTESMX
20 de enero de 2016 / 10:12 a.m.

Por segunda ocasión en tres días, Novak Djokovic ganó un encuentro en el Abierto de Australia y tuvo que responder a preguntas sobre el arreglo de partidos.

El cinco veces campeón acababa de vencer 6-1, 6-2, 7-6 (3) al francés Quentin Halys el miércoles en la segunda ronda, para sumar su 34ta victoria en sus 35 últimos partidos en Melbourne Park, cuando su conferencia de prensa se desvió hacia preguntas sobre la polémica que ha dominado el comienzo del primer Grand Slam de la temporada.

Luego de su triunfo en la primera ronda, el mismo día que la BBC y Buzzfeed publicaron reportajes que alegan que el arreglo de partidos no ha sido combatido en el tenis, el serbio recordó un incidente en el que uno de sus asesores fue abordado con una oferta para perder un partido en 2007 en Rusia. El número uno del mundo aseguró que jamás hablaron directamente con él, y afirmó que la oferta fue rechazada de inmediato.

Después de su victoria por la segunda ronda, la preguntaron sobre una publicación de un diario italiano que arrojó dudas sobre su desempeño en un partido contra Fabrice Santoro en 2007 en París.

Djokovic indicó que las conjeturas están fuera de control.

"¿Qué hay que decir? Perdí ese partido. No sé si están tratando de fabricar una historia sobre ese partido o sobre cualquier partido que alguno de los jugadores de mejor ranking haya perdido en las primeras rondas. Creo que es absurdo", expresó. "No es cierto".

"Mi respuesta es que siempre habrá acusaciones, especialmente en estos días cuando hay tanta especulación. Esta es la historia principal en el tenis, en el mundo del deporte", agregó. "Dije todo lo que tenía que decir hace dos días. Hasta que alguien presente evidencia y pruebas reales, para mí son sólo conjeturas".

Según Buzzfeed, 16 jugadores han sido identificados por las autoridades del tenis por participar en partidos sospechosos, incluyendo un ganador de un Grand Slam, y la mitad de ellos están en el Abierto de Australia de este año.

Djokovic ha dicho que no cree que haya jugadores de élite involucrados. Roger Federer coincidió, y dijo que los que están haciendo acusaciones deben divulgar los nombres.