AGENCIAS
28 de octubre de 2015 / 09:20 p.m.

Blindado por el aliento de sus fanáticos, Johnny Cueto contrarrestó con solvencia los bates de Nueva York al lanzar la ruta completa, y los Reales de Kansas City volvieron a venir de atrás para llevarse el miércoles un triunfo 7-1 sobre los Mets y quedar a mitad de camino de conquistar su primer campeonato de la Serie Mundial en tres décadas.

Cueto permitió una carrera y dos hits, con tres boletos y cuatro ponches. Luego que fuera vapuleado en su apertura previa en Toronto, el derecho dominicano encontró cobijo en el Kauffman Stadium, con los fanáticos coreando su nombre cuando salió para encargarse del noveno.

Una noche después de disputar 14 innings en algo más de nueve horas en el primer juego del Clásico de Otoño, los Reales tramitaron su segundo triunfo en 2 horas y 54 minutos.

Tras cumplir con la asignatura de ganar sus dos primeros juegos en casa, los Reales quedaron en una posición propicia para coronarse campeones por segunda vez en su historia, luego que el año pasado cayeron ante San Francisco en siete duelos. Quince de los últimos 16 equipos tomaron ventaja 2-0 acabaron festejando el título.

La reputación de los Reales de equipo que no se inmuta ante la adversidad no es ninguna fantasía: seis de las nueve victorias de Kansas City esta postemporada han sido tras remontar el marcador.

Abajo 1-0 en el quinto inning, y ante un pitcher que había salido airoso en tres presentaciones previas de postemporada en casa ajena, los Reales le dieron la vuelta al marcador con un racimo de cuatro carreras.

El abridor de los Mets Jacob deGrom fue de más a menos, desinflándose ante el método quirúrgico con que los Reales van desarticulando al que se le pone enfrente en el montículo.

Quién más que Alcides Escobar puso en marcha la descarga de fusilería contra deGrom. Un sencillo remolcador del venezolano por el jardín central empató el juego, pero un par de hits con dos outs causaron los peores daños ante el derecho.

Un sencillo saltarín por el medio de Eric Hosmer trajo dos carreras más, el cubano Kendrys Morales conectó otro sencillo y Mike Moustakas remolcó la cuarta de la entrada con un sencillo al derecho.

En la antesala de la serie, la discusión se centró en la pulseada entre los pitchers lanzallamas de los Mets contra los bateadores de los Reales que le hacen contacto a todo.

La noche previa, Matt Harvey sólo pudo propinar dos ponches en seis innings ante Kansas City. DeGrom también ponchó a dos en los cinco innings que trabajó, recibiendo 23 fouls en sus 94 pitcheos.

Cueto, por su parte, supo recuperarse tras la única vacilación que tuvo cuando un sencillo de Lucas Duda con dos outs produjo la solitaria carrera de los Mets en el cuarto.

Con la posibilidad de poner fin el inning con un doble play, el tercera base Moustakas pisó la almohadilla pero el tiro a primera fue abierto, forzando que el inicialista Eric Hosmer no pudiera mantener el pie. Yoenis Céspedes quedó quieto y Duda procedió con el sencillo a lo corto del izquierdo para que Daniel Murphy anotase desde la segunda.

Los Reales añadieron tres carreras más en el octavo para maquillar el resultado, con un triple remolcador de Escobar.

Al irse de 5-2, Escobar estiró a 12 su racha de partidos consecutivos bateando de hits en postemporada. También llegó 20 imparables en la actual postemporada, la mayor cantidad este octubre.