AGENCIAS
12 de septiembre de 2015 / 02:59 p.m.

Tom Coughlin, entrenador de Giants, enfrenta una situación similar a la de 2011. Viene de tres campañas mediocres en las que medios y aficionados cuestionan su mandato y le exigen lograr un tercer campeonato que lo haría superar a su maestro, Bill Parcells.

Hace cuatro años mientras se demandaba su salida, el equipo ligó buenas rachas y venció sorpresivamente a los Patriots en el Súper Bowl. Tras la marca de 6-10 de 2014 una vez más se dice que Coughlin debe mejorar o irse, afirmación de la que se hizo eco el copropietario John Mara. Eso no parece quitarle el sueño a Coughlin, ya que hace unas semanas declaró que esa discusión le afecta a su familia, no a él.

Los Giants recibieron el año pasado una gran adición, el wide receiver Odell Beckham, novato del año ofensivo de la NFL con 1.305 yardas por aire y 12 TD's. Se espera que Víctor Cruz esté saludable este año para hacer pareja con Beckham en el ataque aéreo.

Para su mala fortuna en su duelo con los Cowboys, favoritos para ganar la división Este de la Nacional, Nueva York no tendrá a Cruz ni al defensive end Jason Pierre Paul, además de que Beckham no ha podido superar una lesión en el muslo.

Dallas, por su parte, va por un nuevo campeonato divisional, y la interrogante es si Darren McFadden podrá reemplazar la producción del running back DeMarco Murray, quien se fue a Filadelfia.