AP - @MMDEPORTESMX
16 de septiembre de 2015 / 12:21 p.m.

Hace seis años, Jake Olson perdió por completo la vista. Pero sigue acariciando el sueño de jugar fútbol americano en la Universidad del Sur de California.

Y el martes, dio un paso más hacia el Coliseum, luego de practicar con los Trojans como especialista en centros largos.

Olson impresionó a sus compañeros durante su primera práctica en la USC, donde el novato cuenta con una beca especial para deportistas con discapacidades físicas. Problemas para determinar si era elegible le impidieron vestir el uniforme hasta que pudo incorporarse a los Trojans para un entrenamiento matutino bajo la lluvia.

Jake Olson

"Estoy orgulloso por el trabajo que ha hecho", expresó el entrenador de la USC, Steve Sarkisian.

Con un jersey amarillo y sin protección para sufrir contacto físico, Olson pasó la mañana entrenando con los equipos especiales de los Trojans, incluido Zach Smith, el titular en los centros largos. Aunque Olson no habló con la prensa, sí manifestó su emoción en el sitio Web oficial de la universidad.

"Fue una sensación fuera de la realidad", comentó. "Me emociona ayudar a este equipo en lo que pueda. Quiero ser un buen compañero, amo a este equipo y siempre lo he hecho. Ahora se siente estupendo formar parte del mismo".

Los Trojans están en el sexto sitio de la clasificación universitaria.

Olson hizo las mismas funciones en intentos de gol de campo en el equipo de su preparatoria en Orange, California. Sus compañeros le ayudan a alinearse pero después él se vale por sí mismo.

El jugador ha estado cerca de los Trojans desde que Pete Carroll, ahora entrenador de los Seahawks de la NFL, dirigía a al equipo en 2009; en ese mismo año Olson se quedó ciego.

Perdió la vista del ojo izquierdo por una rara forma de cáncer de retina, a los 10 meses de nacido. Debió extirpársele el ojo derecho cuando tenía 12 años, tras numerosos intentos por salvarlo.

Pidió observar la práctica de los Trojans una noche antes de aquella cirugía.

El entrenador Sarkisian dijo que le encantaría ver a Olson jugar para los Trojans algún día, aunque eso no es inminente.