ap - @mmdeportesmx
21 de septiembre de 2015 / 01:10 a.m.

El sencillo triunfo de Jason Day el domingo en el BMW Championship confirmó lo que sus rivales sabían desde hace varias semanas: El australiano es el mejor golfista del mundo.

Una ronda final sin complicaciones derivó en una tarjeta de 69 golpes, dos bajo par en Conway Farms, y le dio a Day su quinta victoria en la gira durante esta temporada, su segunda en los playoffs de la Copa FedEx. El triunfo lo catapultó por encima de Jordan Spieth y Rory McIlroy a la cima del ranking mundial.

El australiano montó una enorme ventaja con rondas de 61 y 63 golpes, y nunca estuvo bajo peligro real. Sus 22 bajo par son la segunda marca más baja de la gira este año y le valieron para un cómodo triunfo por seis impactos sobre el novato Daniel Berger. Scott Piercy finalizó tercero, a siete golpes.

"Para ser sincero, dormí muy mal las últimas noches pensando en llegar al número uno, pensando en ganar este torneo... porque tenía una ventaja muy grande y no quería perderla", dijo Day.

El triunfo también convirtió a Day en el favorito entre los 30 jugadores que van a la final de la serie en East Lake en Atlanta.

"Lo que sea que Jason Day haga, en donde juegue, es simplemente inconcebible", dijo Danny Lee, ubicado en el 19no sitio.

Si Day consigue el triunfo en Atlanta, podría apretar la contienda por el Jugador del Año, luego de que muchos anticiparan que Spieth, ganador del Masters y el U.S. Open, tenía asegurado el nombramiento.

Pero desde el Abierto Británico, Day ganó su primer major al quedarse con el PGA Championship y tiene registro de 101 bajo par en siete torneos, para reducir la brecha con Spieth. Y cuando a Rickie Fowler se le pidió que eligiera entre los dos, respondió: "Me alegra no tener que hacerlo", olvidando que debe emitir un voto al final de la temporada.

Luego de ausentarse de la final en East Lake por un solo golpe los últimos dos años, Harris English logró su pase con un birdie en el hoyo 18.

"Grandioso", dijo.