ap - multimedios digital
15 de agosto de 2015 / 10:49 p.m.

El australiano Jason Day entregó una tarjeta de 66 golpes, seis debajo del par, y tomó el sábado una ventaja de dos impactos en el PGA Championship.

Hace cinco años, en Whistling Straits, Day finalizó por primera vez entre los 10 mejores puestos de un torneo. Lo ha conseguido en nueve ocasiones, y el domingo tratará de embolsarse su primer título de un major, en el mismo campo.

"Falta un día", comentó. "Tengo que seguir presionando y luchando. Tengo que hacer lo mejor posible y ver cómo funciona todo mañana".

Es la tercera vez seguida que Day llega a la última de un major compartiendo al menos la punta. Pero al mirar en el marcador quién marcha detrás suyo, el australiano sabe que no será fácil.

Se trata de Jordan Spieth, quien comenzó errático la tercera ronda pero se apuntó seis birdies en sus últimos ocho hoyos, para terminar su recorrido en 65 golpes. Arrancará el domingo junto a Day, en la pelea por el cetro.

"Estoy muy satisfecho por tener la oportunidad de ganar otro major", comentó Spieth, quien ganó este año el Masters y el US Open.

Spieth trata de unirse a Tiger Woods (2000) y a Ben Hogan (1953) como los únicos golfistas que han conseguido tres majors en un año. Espera aprovechar la experiencia adquirida este año para resolver la ronda definitiva de otro torneo grande.

Un golpe atrás se colocó Branden Grace, quien embocó desde una trampa en el hoyo 18 para conseguir un birdie y completar la mejor ronda del día, con un 64.

También en 12 bajo par se ubica Justin Rose, quien firmó una tarjeta de 68.

Martin Kaymer, quien ganó este torneo en Whistling Staits en 2010, se ubicó en 11 bajo par, con ventaja de un impacto sobre Tony Finau y Matt Jones.

Por la mañana, se completó la segunda ronda, interrumpida el viernes por una tormenta eléctrica acompañada de intensos vientos.

El horario tempranero le dio a Woods la oportunidad de irse a su casa de Florida por la tarde, luego de completar una ronda de 73 golpes con lo que no hizo el corte por tercer major consecutivo.

Day llegó a la última ronda del U.S. Open en la cima. Falló por poco un putt para birdie en el último hoyo de St. Andrews que lo hubiera colocado en un playoff en el Abierto Británico.

"De la forma en que he jugado el U.S. Open y en el Abierto Británico, parece que voy en la dirección correcta", dijo Day. "Pero creo que todo es parte del proceso que he tenido. Es todo el trabajo que he realizado durante muchas semanas previas lo que me tiene preparado para esto".

El argentino Emiliano Grillo completó su recorrido en 72 golpes, para un acumulado de 215, uno bajo par.