ap - @mmdeportesmx
6 de septiembre de 2015 / 03:45 p.m.

Lo único que estuvo cerca de obstaculizar a Lewis Hamilton en el Gran Premio de Italia fue una investigación sobre la presión de un neumático.

Al final —después de 3 horas y media que el piloto de Mercedes de ver la bandera de cuadros y fuera entrevistado por George Lucas, el creador de la Guerra de las Galaxias, el triunfo de Hamilton fue ratificado.

Se encontró que el neumático trasero izquierda de Hamilton estaba 0,3 libras por pulgada cuadrada por debajo del mínimo de 19,5 libras al comienzo de la carrera. No obstante, los comisarios de la carrera decidieron no aplicar sanciones porque llegaron a la conclusión de que la presión estaba en su nivel correcto cuando las llantas fueron colocadas en el auto.

"No estaba al tanto de eso", dijo Hamilton, quien agregó que 0,3 libras por pulgada cuadrada "no es una cantidad importante en una rueda".

Fue la séptima victoria de Hamilton en el mundial Fórmula 1, duplicando la ventaja sobre Nico Rosberg, su compañero de escudería, y cuyo motor se incendió a dos vueltas de finalizar la competencia.

El potencial desafío que representaba Ferrari se frustró cuando Kimi Raikkonen se quedó varado en la parrilla de salida.

En condiciones ideales, Hamilton aventajó por 25 segundos a Sebastian Vettel con el otro Ferrari, en tanto que el brasileño Felipe Massa superó por estrecho margen a Valtteri Bottas, su compañero en Williams, por el tercer puesto. El mexicano Sergio Pérez, al volante de un Force India, quedó en sexto sitio.

Pirelli, el proveedor de los neumáticos, que hace dos semanas vio cómo se reventó uno de Rosberg a una vuelta del final, estuvo de acuerdo con la decisión de los comisarios.

"Estamos totalmente seguros de que nadie hizo trampa", dijo el vocero de Pirelli, Roberto Boccafogli. "0,3 libras es nada, es insignificante".

En general, fue un fin de semana de ensueño para Hamilton, quien lideró las clasificaciones y partió en la pole. "No recuerdo si he tenido un fin de semana como este", dijo el británico.

Hamilton había sacado una ventaja tan amplia que le indicó por la radio a su equipo que iba a aflojar.

Pero Mercedes debió haber tenido conocimiento de la presión en el neumático al final de la carrera, ya que el equipo empezó a pedirle a Hamilton que siguiera despegándose. "No hagas preguntas, sigue las instrucciones", dijo un ingeniero por medio de la radio.

Hamilton estaba perplejo.

"En las últimas vueltas me dijeron que pisara fuerte y yo me decía, *si ya tengo una amplia ventaja'. Así que estaba algo sorprendido", contó. "Pero en todo caso cumplí con lo que me dijeron".

Entre especulaciones acerca de que Monza podría ser excluida de la F1 una vez que finalice su contrato, el año próximo, Vettel hizo un emotivo llamado a mantener a esa pista en el serial.

"Es el mejor segundo sitio que he tenido", dijo Vettel, cuatro veces campeón del mundo, quien por primera vez corrió en Monza para Ferrari. "La emoción en el podio es increíble".

"Si se saca a esta pista del calendario por cualquier (pobre) razón monetaria nos destrozarían el corazón", dijo el alemán.

Hamilton aventaja a Rosberg por 53 puntos cuando restan por correrse siete carreras de la campaña.

Al lograr la 40ma victoria de su carrera Hamilton se acercó a un triunfo de igualar la marca de Ayrton Senna y Vettel en la lista de ganadores de todos los tiempos. El británico también se convirtió en el primero en ganar dos premios consecutivos en Monza desde que Damon Hill lo hiciera en 1993-94.

Raikkonen salió en la primera fila de la parrilla por primera vez desde que lo lograra en China en 2013 pero desperdició la oportunidad al quedarse varado. El finlandés eventualmente pudo arrancar pero se rezagó al final del pelotón y tuvo que remontar durante toda la prueba para finalizar en el quinto sitio.

Rosberg quedó bloqueado de inmediato por Raikkonen en la salida, por lo que también perdió terreno al comienzo pero estaba cerca de arrebatarle el segundo puesto a Vettel cuando sui auto falló.

Para la escudería Lotus, que se encuentra en problemas financieros, fue una carrera complicada ya que Romain Grosjean y el venezolano Pastor Maldonado tuvieron que retirarse luego de tres vueltas debido a fallas mecánicas.

Miles de aficionados vestidos con los colores rojos de Ferrarri se dieron cita en el autódromo de Monza, cuyo contrato para la organización del GP vence el próximo año.

Durante la ceremonia en que se cantó el himno de Italia hubo un sobrevuelo de aviones militares que emitieron humo en los colores blanco, verde y rojo de la bandera italiana.

El primer ministro Matteo Renzi se encontraba al lado del director de la F1, Bernie Ecclestone, que decidirá la suerte del Gran Premio de Italia.

Antes de la prueba los pilotos guardaron un minuto de silencio en memoria de Justin Wilson, el conductor británico que muriera en una carrera de IndyCar a causa de un fragmento de un choque que atravesó su caso.

La F1 ahora se dirige a Asia para las pruebas de Singapur y Japón. La campaña finaliza en Abu Dabi el 29 de noviembre.