AP - @MMDEPORTESMX
23 de junio de 2016 / 10:54 a.m.

Alguna vez, Derrick Rose escribía una gran historia en la NBA. Era el chico que estaba guiando a Chicago, el equipo de su ciudad natal, para alcanzar alturas no vistas desde la época de Michael Jordan.

Luego, llegó una retahíla de lesiones, y Rose no ha vuelto a mostrar ese nivel asombroso con los Bulls. Aun así, podría ser de ayuda para los Knicks de Nueva York.

Los Knicks adquirieron el miércoles a Rose, en un canje con los Bulls, y esperan que el otrora Jugador Más Valioso de la NBA pueda ser la respuesta a su necesidad imperiosa de un buen armador.

El nuevo entrenador Jeff Hornacek dijo recientemente que los Knicks requerían a alguien destacado en esa posición, y Rose llegó a ser uno de los mejores, antes de que varias lesiones de rodilla frenaran su carrera. Jugó 66 partidos la temporada anterior, su mayor cantidad en cinco años, y promedió 16,4 puntos.

"Éste es un día emocionante para Nueva York y sus seguidores", destacó Hornacek en un comunicado. "Derrick es uno de los mejores armadores en la NBA y está probado en batallas de playoffs. Añade una dinámica totalmente nueva a nuestro roster y refuerza de inmediato la parte posterior de nuestra formación".

Nueva York envió a Robin López y a los escoltas José Calderón y Jerian Grant con destino a los Bulls como parte del convenio. Asimismo, los Knicks recibieron al base Justin Holiday y una selección en la segunda ronda del draft de 2017.

Asimismo, Nueva York colocó transferible al armador Tony Wroten.

Rose, de 27 años, tuvo problemas simplemente para jugar en los últimos cuatro años. Los Bulls lo ceden en la víspera del draft de la NBA, cuando le restaba todavía un año en su contrato.

"Derrick ha significado mucho para esta organización, esta ciudad y este equipo, y ha tenido que sobreponerse a muchas cosas durante años, con todas las lesiones, para volver al punto en el que alguna vez estuvo", comentó Gar Forman, gerente general de los Bulls. "Pero al trazar nuestros planes, sentimos que este primer paso tenía sentido para nosotros".

Luego de perderse los playoffs en una decepcionante primera campaña con el entrenador Fred Hoiberg, los Bulls decidieron seguir adelante sin el jugador al que convirtieron en la primera selección en el draft de 2008.